Que el final sea otro

Deportes 04/07/2015
Leer mas ...
Ampliar
FOTO ARCHIVONUEVA FINAL. Tras perder la del Mundial ante Alemania, la Selección buscará levantar la Copa América ante el local.

(Enviado especial a Chile). - Hace un año, esta profesión de comunicador y el trabajo eficiente del seleccionado argentino dirigido por Alejandro Sabella, nos llevaron de la mano y con mucho orgullo al estadio Maracaná donde se disputaría el partido más importante de este juego, la final de la Copa del Mundo.
El resultado al cabo de los 90 minutos no fue una anécdota, marcó a fuego a todos y se sumó a una letanía de frustraciones que perduran desde el logro conseguido en Guayaquil hace 22 años. Algo pasó, la grieta se amplió de forma tan pronunciada que se terminó devorando un grupo numeroso de futbolistas de gran impacto en las principales ligas pero que con los colores albicelestes, fueron dominados por la impotencia y una abstinencia de logros internacionales casi inauditos para semejante potencia.
Hoy 4 de julio de 2015, este cronista está parado en un lugar geográfico distinto pero con la misma expectativa e ilusión de participar de un acontecimiento que puede refundar la relación de la selección con su gente y con su historia. Los títulos que le sobran a la selección mayor, son parte de un tiempo que no ha sido posible reproducir, aún disponiendo los entrenadores de las últimas dos décadas de jugadores de condiciones sobresalientes. Por lo menos esta generación, no es una más; desde la aparición de Lionel Messi, son legítimas las aspiraciones y las exigencias de todos en cuanto a logros renovados; sólo basta con tomar como referencia una franja etárea menor a los 30 años y notaremos que no hay testigos de aquellas hazañas y por lo tanto, para muchos, si esta tarde Messi levanta la Copa, será la primera vez.
Esta reflexión permite igualar los deseos de chilenos y argentinos a pesar que por estas tierras, no hay antecedentes de consagraciones a nivel internacional.

SOLO UN RESULTADO
Es fatalmente cierto que analizar este deporte desde un solo resultado admisible cuando por experiencia y probabilidad en finales de copas, hay otra opción, es desmesurado.
Pero, las buenas razones que negaron una y otra vez el acceso a estrados más altos ya no encuentran adherentes en nuestro país; de modo que el único camino aliviador será la victoria y con ello, un deber , una “obligación” para esta generación dorada, lo contrario, divulgaría el mal humor y la incredulidad a extremos patológicos.
Gerardo Martino en la conferencia se encargó de admitirlo ante la pregunta de este cronista en relación al exitismo criollo y a las chances ciertas que desde lo objetivo, se tiene sobre el favorable resultado final. Una postura que transmite porque no, una ansiedad comparable a la que está instalada en Pinto Durán, lugar de concentración de los trasandinos.
Esta definición ya está ubicada entre las más apasionantes por las repercusiones y la cotización de los futbolistas que estarán frente a frente y dato que alcanza mayor relevancia en nuestra región, los dos técnicos son santafesinos y tienen fuertes arraigos en el sur de Santa Fe, un motivo más, para brindar por este hecho seguramente irrepetible.

LA ULTIMA PRACTICA
Después de la última práctica de fútbol en el predio de la Universidad Católica, Ezequiel Garay pudo completar la rutina y jugará desde el principio; el jugador del Zenit se perdió el cruce semifinal el martes en Concepción por una indisposición estomacal que incluso lo puso en riesgo para la final. El técnico confirmó su evolución y con ello, aunque su modalidad es no presentar la formación en lo previo, se infiere que recuperará un lugar en la zaga en reemplazo de Martín Demichelis.
Las características del juego del equipo de Sampaoli, sugieren tomar recaudos, pero estos, no torcerán la decisión de una estrategia similar a las otras en virtud de la convicción que tienen en este sentido, todos los integrantes del plantel nacional.
La pelea por la posesión del balón, innegociable para los dos equipos, será un partido en sí mismo y la clave del juego. Argentina dispone de jugadores más versátiles que pueden bajarle el vértigo al adversario y ponerlo incómodo; esta opción será aplicable si se tiene la oportunidad de abrir el resultado y entregarle a Chile, la pesada mochila de buscar revertirlo en condiciones que no suele desarrollar.
Para ello el equipo debe apegarse a la entrega que ya desde el ciclo pasado con Alejandro Sabella, incorporó como un valor agregado; aspecto que se destaca y que oficia de diferencial con otros combinados no tan comprometidos en ese sentido.
Una pulseada brava en el barrio de Ñuñoa: ayer, atravesado por el horror de una salvaje dictadura que utilizó al estadio nacional como una gigantesca cárcel a cielo abierto, hoy, reivindicado por la firmeza social en la condena; en este marco y esa pesada historia, la selección de nuestro país, buscará comenzar a escribir con nuevos argumentos, la propia.

Te puede interesar