Manejos del PBI

Editorial 12/01/2014 Por
Medido en dólares el PBI se redujo, pero como se quiere mostrar un país en expansión, se lo mide en pesos para dar mejores resultados. Eso, lleva a que los acreedores cobren más.
Al concluir 2013 el Producto Bruto Argentino estaría en el orden de los 475.000 millones de dólares, experimentando un retroceso de 3% con relación a 2012, cuando era de 484.334 millones. Una reducción que obedece al ritmo que ha tomado la devaluación del peso con relación al dólar.
De ser de esta manera, de acuerdo lo asevera el economista Ismael Bermúdez, quedaría en evidencia el maquillaje que se hace con las estadísticas oficiales, ya que por ejemplo el INDEC da cuenta de una mejora del PBI expresada en pesos, con lo cual establece efectivamente un margen de crecimiento, el que a la vez obliga a pagarle mayor cantidad de dinero a los acreedores. Se trata, concretamente del cupón ligado al crecimiento económico, que en su mayor parte se cancela en divisas, tratándose de más de 3.500 millones de dólares a pesar de tener un PBI más pequeño en dólares, y además, menos reservas en el Banco Central.
Como se advierte, ni siquiera se acierta en estos aspectos al realizar esta clase de manipulaciones, pues si bien se logra presentar una expansión del PBI al recurrirse a nuestra moneda para medirlo, la consecuencia es luego tener que pagar en exceso en la divisa estadounidense, cuando medido con esta misma el PBI está en retracción. ¿Qué tenemos entonces? Que también aquí, en las grandes cuentas y debido a los irregulares manejos que se hacen, terminan confrontando la ficción y la realidad.
Este cupón atado al PBI tuvo su origen en 2005, quedando acordado que los acreedores recibirían un pago anual adicional por el crecimiento real de la economía aplicándose un porcentaje variable, los cuales fueron emitidos en euros, yenes, pesos y dólares, abonando una renta o dividendo a mediados de diciembre de cada año, si la tasa de crecimiento real del PBI es superior a la fijada para el año base, Esos dividendos tienen un tope en 2035 o antes, si los pagos acumulados alcanzan el valor de la quita de capital obtenida en la reestructuración de la deuda, aunque con el actual ritmo de pagos ese tope se podría ya alcanzar en 2019.
Como se viene sobreestimando el crecimiento de la economía, del mismo modo que se oculta la inflación y consecuentemente las tasas de pobreza e indigencia, e incluso ahora también se sospecha sobre la manipulación que se hace con las exportaciones e importaciones, es entonces que por este cupón PBI se deben abonar adicionales muy importantes, que en el caso de 2014 será de 5,1%  en virtud de haberse estimado ese crecimiento, sumando por lo tanto algo más de 3.500 millones de dólares. Como las estimaciones privadas dan cuenta que la expansión económica real sería menor al 3%, de ser ratificado ese dato, no correspondería pagar ese enorme monto por los cupones.
Como se ve ese maquillaje de las estadísticas sigue su curso, sin haberse producido ninguna clase de correcciones a pesar de algunos cambios introducidos en el Gabinete del gobierno nacional, en el cual la exclusión de Guillermo Moreno parecía determinado para encontrar una solución estable en el INDEC, es entonces que en 2015 también habrá que continuar abonando estos altos valores para el cupón en cuestión, aun cuando en la realidad la economía no crezca y se mantenga estancada, incluso en retroceso.
Cabe también recordar, según apunta el citado economista autor de este análisis informativo, que en los años  2010 y 2013 no se pagó ese cupón PBI porque en los años anteriores, 2009 y 2012, la expansión económica fue baja no dando lugar a la manipulación de las estadísticas.
Es por todo lo apuntado, que cuando en el pasado mes de septiembre se conoció el proyecto de Presupuesto 2014 dando el crecimiento económico en 5,1%, en forma inmediata el cupón PBI se "convirtió en la estrella del mercado financiero y la especulación".
Una situación muy particular sobre todo este desarrollo financiero, es que como consecuencia del retraso cambiario de los últimos años, en que el dólar se mantuvo aplanado artificialmente a contramano de la inflación, el PBI crecía en dólares mucho más que el equivalente en pesos. Pero en este momento eso se modificó sustancialmente, ya que medida en dólares la economía crece mucho menos, o bien directamente se achica. Sostiene Bermúdez, a modo de contundente ejemplo, que si el PBI se calculara por el dólar paralelo su monto estaría en sólo 300.000 millones.

Te puede interesar