Velazco: “Todos somos culpables”

Deportes 06 de enero Por
El volante juliense, uno de los referentes del plantel, realizó un balance del 2013, donde la primera parte fue más que positiva y la segunda muy negativa, ya que su equipo finalizó el año en una situación muy comprometida con la permanencia. Mañana, el plantel vuelve a los trabajos.
Andrés Velazco (24), nacido y formado futbolísticamente en Ferrocarril del Estado pero que desde hace varios años se encuentra defendiendo los colores de 9 de Julio, ya cuenta con varias participaciones en los torneos argentinos y se puede decir que es todo un referente del plantel juliense, sea quien sea el entrenador. Pero su 2013, al igual que el de su equipo, no terminó como lo deseaba. Los primeros 6 meses fueron más que positivos, logrando los dos objetivos con Malacho Soltermam como entrenador: el de la permanencia y la clasificación. Pero el segundo semestre no fue del todo bueno, porque con el Beto Medrán y Satanás Werlen como técnicos, la performance no fue la misma, a tal punto que el “9” quedó último en la Zona 7 y con un futuro oscuro y complicado en cuanto a la permanencia. En diálogo con LA OPINION, el jugador realizó una evaluación del año que acaba de finalizar y de lo que se viene cuando se reanuda la competencia, el próximo 2 de febrero y nada menos que ante Quilmes en el Giuliani:

- Andrés, ¿qué balance hiciste del año?, recordando que los primeros 6 meses fueron muy buenos y el último semestre no tanto...
- Fue un año irregular. En la primera parte del año pudimos cumplir con los dos objetivos, que era permanecer en la categoría y clasificar entre los 4 primeros si se podía. Por suerte pudimos concretar esas dos metas y redondeamos en general un buen torneo. Y la última parte del 2013 el balance termina siendo muy negativo, donde ninguno de nosotros, ni la gente ni la dirigencia esperábamos estar donde estamos.
- ¿Y por qué motivos terminaron el año tan mal?
- Fueron muchos. Por ahí no empezamos con el pie derecho, era fundamental ganar de local y no lo pudimos hacer. Perdimos partidos que no deberíamos haber perdido y empezamos a tener bajas importantes en el equipo por lesión que se sintieron y mucho. Lamentablemente nos tocó una racha negativa, totalmente distinta a la del comienzo del año, donde antes las pelotas que pegaban en el palo entraban y en este torneo salían todas afuera. Pecamos en no poder convertir en las pocas chances que tuvimos y después, cada vez que nos llegaban, las tuvimos que buscar adentro.
- Lo conocés bien al Beto Medrán. ¿No le pudieron encontrar la vuelta con lo que pretendía o simplemente fue mala suerte?
- No. La culpa de todo esto la tenemos todos, cuerpo técnico, jugadores y dirigentes, porque somos una unión. A Beto lo conozco hace mucho y su mensaje siempre fue claro, pero lamentablemente los resultados no ayudaron. Por eso tuvo que dar un paso al costado.
- Y luego con la llegada de Werlen pudieron levantar un poco pero no alcanzó para terminar bien el año, con otras expectativas.
- Siempre se dice que un cambio de técnico renueva los aires, para los jugadores que venían jugando y para aquellos que no eran tenidos en cuenta. Eso ayudó a potenciar a todo el equipo e hizo que levantemos un poco en lo anímico y futbolístico. Habíamos logrado sumar resultados positivos pero en el final nos volvimos a caer.
- Y haciendo referencia al último partido, ¿lo perdieron porque se cayeron en lo físico?
- Si. Es por ahí lo que nos recriminamos todos. Lo empezamos ganando, que era lo fundamental, y en el segundo tiempo nos quedamos y mucho, ante un rival que casi no nos había inquietado. Después San Jorge aprovechó esa ventaja, nos dieron vuelta el partido y nos pasaron por arriba en los últimos 20 minutos. Por eso, hoy por hoy en la pretemporada, nos mentalizamos esto, que era lo que nos faltaba y mucho, y uno se va al descanso tranquilo y contento porque todos hicimos el esfuerzo para dejar eso atrás.
- Para colmo los rivales directos sacaron buenos resultados y se alejaron un poco más...
- Sí. Lamentablemente, encima que nosotros perdimos, los rivales que venían cerca nuestro ganaron y se alejaron. Por eso, es fundamental en esta pretemporada prepararnos bien tanto en lo físico como en lo futbolístico junto a los jugadores que por ahí no estaban jugando y no nos queda otra que ganar las 5 finales que nos quedan y esperar que algunos resultados se nos den.
- ¿Quilmes y Aprendices son los dos rivales directos que tienen?
- Así es. También puede ser Sanjustino, que tiene 2 partidos menos y que ojalá no pueda sumar. Pero los dos rivales a apuntar son Quilmes y Aprendices.
- En la reanudación, no queda otra que ganar en cancha en barrio Italia y tomarse una revancha.
- Por supuesto. No nos queda otra. Otro resultado casi que nos condenaría al descenso. Después tenemos que ir a Casilda también a ganar y es otro partido que nos puede llegar a condenar. Y lamentablemente los tenemos que ganar y seguir esperando.
- Tenés varios años en la categoría. ¿Este Argentino B es más duro que los anteriores?
- No creo. Más o menos siempre es lo mismo. Desgraciadamente, en el semestre pasado las cosas no nos salieron para nada bien y por eso hoy por hoy estamos sufriendo esta dura realidad.
- Imagino que el deseo que pidieron para el 2014 es solamente salvarse del descenso...
- Sin dudas. Lo único que pretendo para el próximo año es salvarnos de todo esto. Ya sea en la última fecha o en el último minuto. Creo que todos los julienses vamos a tener este deseo.

Te puede interesar