Ceschi

Leer mas ...
Crecer

En más de una ocasión escuché a las mamás comentando resignadamente: "¡Qué lindos son los chiquitos; lástima que crecen...!".
Ellas piensan en los conflictos que más tarde surgen entre padres e hijos a medida que los chicos crecen. Quisieran evitarlos, para seguir disfrutando el encanto de los pocos meses o de los escasos años. Olvidan que es parte esencial de la vida su vocación al crecimiento; como es exigencia de vida también que el normal crecimiento de los chicos los lleve a diferenciarse cada vez más de los adultos.
Esa diferencia empieza a marcarse de modo particular en la adolescencia. Entre los lamentos mas repetidos por los padres están que los chicos se van poniendo más rebeldes, siempre quieren tener razón, se alejan de los padres, no quieren dialogar.
Es que los hijos van buscando su propio espacio, y para ello necesitan superar límites que antes aceptaban sin problemas, o al menos con sumisión mayor. Sucede cuando un árbol pequeño va creciendo debajo de otro: con sus ramas nuevas se va introduciendo en lugares del viejo árbol que antes nadie disputaba.
A propósito del tema, "Pensar y vivir en libertad", de René Trossero, ofrece algunos brochazos que pueden ayudarnos a una buena reflexión:
"Cuando nuestros hijos crecen corporalmente, nos alegramos. Cuando crecen como personas, nos da miedo".
"Si no creces quedarás aniñado, sin alcanzar lo bello y valioso de la adultez. Si creces volverás a ser como niño, recuperando lo bello y valioso de la niñez".
"Aun cuando tu cuerpo comience a declinar, tu espíritu puede seguir creciendo y madurando".
"Las cosas no crecen; sólo aumentan de tamaño por agregado desde afuera. El secreto de tu crecimiento está en tu interior, como el germen de una semilla".
"Si no dejas crecer a tus hijos por temor de perderlos, ya los estás perdiendo".
"Cuando dejes de crecer habrás envejecido. Mientras estés abierto al crecimiento eres joven".
"Tu miedo de crecer es tu miedo de hacerte cargo de ti mismo y de tu responsabilidad de adulto!".

Te puede interesar