Telesco se recupera luego de sumar otro stent a su corazón

Locales 05 de enero de 2014 Por
Telesco, que padece una insuficiencia cardiaca crónica, asegura que más allá de los problemas de salud seguirá siendo concejal.
"Estoy bien, muy bien a pesar de todo", respondió una voz en el teléfono sin poder disimular una sonrisa. Era la voz del concejal radical Luis María Telesco, quien ya se encuentra en Rafaela otra vez recuperándose -"satisfactoriamente", confiesa- de una nueva intervención en la que le colocaron un nuevo stent en su frágil corazón. "Ahora vienen más controles médicos. Pero voy a seguir siendo concejal de la ciudad", afirma decidido. 
- ¿Y qué pasa si los médicos le aconsejan abandonar la función pública y la política en resguardo de su salud?
- La decisión siempre será mía. Yo hoy te digo que voy a seguir siendo concejal y pienso cumplir el mandato. 
"El 24 de diciembre fui junto a una de mis hijas al Instituto Cardiovascular de Rosario (ICR) para una consulta. Llevé los últimos estudios que me habían hecho y se los presenté al Dr. (Eduardo) San Martín, quien después de unos exámenes me dijo que debía quedarme internado, lo que sorprendió totalmente", recuerda ahora desde el living de su casa. 
Telesco tenía entre sus planes para la última semana de diciembre pasar Nochebuena junto a su familia en la ciudad de Santa Fe y luego retornar para asistir a la última sesión del Concejo Municipal de Rafaela, en la que debía tratarse el Presupuesto 2014. "Mi idea era ir a Rosario y volver, pero no me dejaron", admite. Con buena memoria, el edil que nació el 9 de junio de 1954 en Santa Fe reconstruye el diálogo que mantuvo en el consultorio con el médico especialista del ICR apenas llegó desde Rafaela aquel 24 de diciembre. 
Médico -¿Vinieron en auto desde Rafaela?
Telesco -Sí. 
M -Imagino que usted no manejó. 
T -Sí, manejé yo. Mi hija no sabe. 
M -Usted está loco. Debió venir en ambulancia. 
T -¿Por qué? 
M -Ahora se va a quedar internado. Vamos a hacer estudios y quizás alguna práctica. Por favor sáquese la ropa, póngase la bata y vamos para el área de Unidad Coronaria. 
T -No. Espere, tengo pensado pasar la Nochebuena con mi madre y parte de mi familia en Santa Fe. El jueves quiero ir a la sesión del Concejo de Rafaela donde vamos a discutir el presupuesto, es importante. 
M -Mire Telesco (con tono serio, casi enojado), yo estoy hablando de salud, usted no se de qué está hablando... O se interna o esta entrevista se termina en este momento. 

ANGIOPLASTIA
El concejal rafaelino respiró profundo tras la orden  y no tuvo más remedio que recalcular sus planes para la última semana de 2013. "Bueno, me resigné a pasar la Navidad en el ICR acompañado de especialistas del corazón (sonrisas)", continúa Telesco su detallado relato sobre este nuevo episodio de su vida que debió superar por sus reiterados problemas de salud.
"Fue lo usual. Primero la angioplastía (un procedimiento para abrir vasos sanguíneos estrechos o bloqueados que suministran sangre al corazón, también denominados arterias coronarias) y después se decidió colocar un nuevo stent. Creo que el séptimo. Hubo varios médicos que participaron, entre ellos el Dr. (Leandro) Lasave. Además habían preparado el quirófano por las dudas", explica un Telesco que asegura estar cumpliendo "al pie de la letra" las sugerencias de los médicos para estos días. 
El edil del Frente Progresista, Cívico y Social recién fue dado de alta el 28 de diciembre, día en que fue a Santa Fe a saludar a su madre, a quien nunca le contaron sobre esta internación para "evitarle el disgusto". El último domingo del año retornó a Rafaela aunque sin poder manejar por las huellas que la angioplastía y el cateterismo le dejaron en sus muñecas. "Terminé bien el año. Lo curioso es que cuando llamé al ICR para pedir un turno me dieron dos opciones. El 24 de diciembre o el 6 de enero. Menos mal que elegí la primera fecha porque quizás no llegaba a la segunda. Y te digo, no creo en las casualidades, los que tenemos fe estamos en las manos de Dios...", reflexiona. 
Telesco volverá al instituto rosarino el 13 de enero para una "nueva evaluación" de su salud y trazar un plan de cuidados y controles que reduzcan su riesgo de sufrir nuevos episodios cardíacos. Su historia no lo ayuda: por sus problemas del corazón debió renunciar a una banca en la Cámara de Diputados de la Provincia en 1991 y en los últimos dos años fue internado en forma reiterada en terapia intensiva. En diciembre último no pudo asistir a las sesiones del Concejo en la que se eligieron las autoridades -10 de diciembre- y en la que se votó el Presupuesto, el 26 del mismo mes. 

Pedro Ulman

Secretario Redacción. Diario La Opinión

Te puede interesar