Educación para una alimentación saludable

Información General 17 de abril de 2018 Por
La Escuela de la Plaza promueve desde sus aulas los buenos hábitos de alimentación con el apoyo y acompañamiento de los padres de los alumnos con el objetivo de mejorar el rendimiento escolar y la salud de los jóvenes y de contagiar la conciencia alimenticia en los diferentes ámbitos en los que ellos participan.
FOTO PRENSA ESCUELA// CANTINA SALUDABLE./ Se convierte en un ejemplo que los alumnos replican fuera del ámbito escolar.
FOTO PRENSA ESCUELA// CANTINA SALUDABLE./ Se convierte en un ejemplo que los alumnos replican fuera del ámbito escolar.

Desde el año pasado los directivos de la institución, respondiendo a una necesidad identificada por los representantes que conforman la comisión de padres de la escuela (a través de los resultados de una encuesta realizada a los padres), han tomado la decisión de profundizar este esfuerzo de concientización convirtiendo la cantina en la que los alumnos pasan sus recreos y, en algunos casos, toman su almuerzo en una cantina saludable.
Diversos estudios han demostrado que dietas ricas en grasas saturadas, sodio y azúcares y pobres en vitaminas y minerales impactan negativamente en el rendimiento escolar, favoreciendo además el índice de sobrepeso y obesidad infantil.
Generalmente la mala alimentación es fruto del desconocimiento o de la falta de posibilidades de acceder a ofertas de productos saludables. La alimentación consciente y saludable implica conocer las necesidades de nuestro cuerpo y buscar entre la gran cantidad de opciones que se encuentran disponibles los diferentes alimentos que puedan satisfacerla. Muchas veces estos alimentos saludables se presentan más accesibles económicamente que los de elaboración industrializada y su calidad también es muy superior.



El ejemplo en la escuela

El cambio de los productos que se ofrecían en la cantina de la Escuela de la Plaza y la Universidad de Santiago del Estero – Departamento Académico Rafaela- fue de la mano del trabajo de nutricionistas que asesoraron a quien concesionaba el espacio en ese momento y realizaron reuniones con cada uno de los cursos del colegio para contarles los beneficios de consumir alimentos nutritivos para mejorar su rendimiento escolar y mejorar su salud.
Los jóvenes se mostraron permeables e interesados en la nueva oferta y dejaron paulatinamente de consumir alimentos envasados con alto contenido de conservantes, colorantes y otros químicos para pasar a alimentarse con frutas frescas y secas, con panificados y productos elaborados en el momento y otras opciones nutritivas.
El 2018 encuentra a la Escuela renovando el compromiso, esta vez con una nutricionista a cargo de la cantina. Además de continuar con la oferta de productos saludables, ahora se trabaja con menús semanales que permiten una dieta equilibrada y una opción para celíacos compuesta por alimentos sin TACC.
Esta acción que lleva a cabo la Escuela de la Plaza funciona como un ejemplo que quiere replicarse: los alumnos llevan estos nuevos hábitos a su casa, a los clubes y a otros espacios a los que asisten y los comparten con su familia y amigos de esa forma llegan a toda nuestra sociedad rafaelina.




Te puede interesar