"Quiero convertir mi dolor en un aporte a la educación vial"

Ariadna González de Cortés, lehmense, madre de Nair, que perdiera la vida durante un siniestro vial, se expresó de este modo convocando a la demarcación de la primera estrella amarilla sobre la Ruta 34 en el tramo Rafaela- Sunchales.
ESTRELLA AMARILLA./ Su significado busca crear conciencia.
ESTRELLA AMARILLA./ Su significado busca crear conciencia.
Quien así se expresaba era Ariadna González de Cortés, vecina de la localidad de Lehmann y madre de una joven mujer que perdiera su vida en un accidente vial, en la Ruta 34.
Manifestación hecha en el marco de  la convocatoria  para la demarcación de la primera estrella amarilla que se pintará en la Ruta Nacional Nº 34 en el tramo Rafaela-Sunchales.
La actividad se llevará a cabo el próximo sábado, 17 de febrero a las 18:30 en el Km. 230 de la vía de comunicación citada.
La propuesta lleva como meta principal recordar a su hija, Nair Eva González, quien perdiera la vida en un accidente vial en ese sitio el 19 de noviembre de 2014.
Si bien reconoció que "no hay nada que me devuelva a mi hija, esto será un aporte a la educación vial", " quiero recordar a mi hija colaborando en la prevención, para bajar los riesgos en accidentología vial".
La invitación dejada en nuestra Redacción señala que se busca "contribuir a la toma de conciencia para evitar que se reiteren estos desgraciados eventos, colaborando así con la educación vial, de todas las localidades vecinas y zona, cuyo potencial peligro está representado por el intenso tráfico que a través de esa ruta se realiza".
Si bien Ariadna reconoció que el dolor de la pérdida ha calado muy hondo, destacó "aposté por la familia que me queda, dos hijos y un nieto, hijo de Nair, que ayer cumplió 5 años, ellos me necesitan".
Destacó que colabora con la Fundación de Laura Ambrosio de Battistel y recordó el significado de las estrellas amarillas en campañas de tránsito.

ESTRELLA AMARILLA
Las estrellas marcan el lugar donde hubo muertes por siniestros viales. Cada vez más, en calles, avenidas y rutas argentinas nos cruzamos con la imagen de  una estrella amarilla. Puede estar pintada sobre el pavimento o dibujada en un cartel al lado del camino. Llevar un nombre y una fecha o ser una señal anónima. No todos, sin embargo, conocemos su significado. Las estrellas señalan el lugar donde se produjo un siniestro vial en el que alguien perdió la vida. Detrás de cada una, hay padres que lloran a un hijo, hijos que se quedaron sin padres. Amigos que extrañan la presencia de quien ya no va a volver.
La iniciativa se inspiró en la campaña Estrellas Negras, que consistía en dibujar siluetas con amarillo en el asfalto, nacida en el año 2003 en la ciudad de Bogotá.
Pero las estrellas no pretenden solamente ser un homenaje a los que ya no están. Van mucho más allá de eso. Quieren ser una señal de alarma, un llamado a tomar conciencia de la cantidad de víctimas, casi la mitad de ellas de entre 17 y 30 años según las últimas cifras, que se cobran todos los días los accidentes viales. Son muertes evitables, que hablan de la necesidad de que se apliquen y perfeccionen las normas legales de tránsito existentes, y que se modifiquen las conductas que provocan tragedias.

Te puede interesar