Una multitud le hace el aguante al rock en las sierras de Cosquín

Información General 11/02/2018 Por
Niños, adolescentes, jóvenes, adultos con canas, panza o pelados, novios, parejas, matrimonios, abuelos. Esa es la magia del Cosquín Rock con tantas bandas: convoca distintas generaciones en el césped que se desparraman, según sus preferencias, entre los seis amplios escenarios con potente sonido. ¿Qué decir del show de Ciro? ¿Y de Las Pelotas?
Ver galería FOTO G. SANCHEZ CIRO. Con Los Persas, una auténtica máquina de rock and roll.  LAS PELOTAS. Gabriela Martínez y Germán Daffunchio, una sociedad exitosa.  EL ORGANIZADOR. Con el gran José Palazzo nos encontramos tempranito en el predio.
1 / 3 - FOTO G. SANCHEZ CIRO. Con Los Persas, una auténtica máquina de rock and roll. LAS PELOTAS. Gabriela Martínez y Germán Daffunchio, una sociedad exitosa. EL ORGANIZADOR. Con el gran José Palazzo nos encontramos tempranito en el predio.
Al fin y al cabo esta fiesta del rock nacional que este año incorporó bandas internacionales coincide con el carnaval. Por eso se entiende tanto clima de celebración, las emociones sin límites y el enorme fervor en el gigante predio del Aeródromo de Santa María Punilla donde se destacan seis monumentales escenarios desde donde fluye el rock y tantos subgéneros. 
Esta crónica está incompleta porque cuando decidimos unos trazos para pintar la tarde del sábado aún quedaba mucho por recorrer de esta primera de las dos jornadas del Cosquín Rock 2018. El éxito volvió a acompañar tanto como la gente a esta gran fiesta cultural y social. 
Ya era el mediodía y las columnas de los asistentes se podían advertir desde todos los puntos cardinales. Con banderas sobre una banda u otra, con remeras o gorras, todo servía para alinearse y, en cierta medida, definirse en cuanto a gustos musicales y plantearse ante el resto. 
Temprano, la energía que El Bordo le puso a la fiesta fue tremenda, como para sentar las bases de un espectáculo conmovedor. Con Las Pelotas y su sobrio líder Germán Daffunchio, el rock tocó el cielo con las manos mientras una multitud se concentró frente a ese escenario. 
Ciro y los Persas, hay que decirlo en dos palabras: im-presionante. "La están rompiendo Ciro y Los Persas", alcanzó a tuitear el dueño de este gran circo del rock, José Palazzo, con quienes nos cruzamos poco después de ingresar al predio, nos saludamos y le recordamos la entrevista publicada hace pocos días en LA OPINION. Sin duda que estaba feliz en ese ambiente que tanto le gusta y con tanta pasión encara. Y recordó cuando en noviembre junto a su banda se presentó sin tanto ruido en el salón de la Sociedad Española de Rafaela. 
En el predio se podía ver una auténtica integración de generaciones y una amplia diversidad. Niños de edad de escuela primaria que quizás transitaron ayer un ritual de iniciación con el rock, adolescentes pura energía, jóvenes de veinti y pico de años acostumbrados a estas manifestaciones multitudinarias, adultos maduros que llegan con menor entusiasmo en sus rostros pero que aprendieron a disfrutar en silencio, como esos que beben un whisky despacito, con todos los sentidos. 
La noche seguía, nosotros también porque había mucho por ver y escuchar y cantar y saltar. Mientras tanto anotamos para seguir escribiendo con los aires serranos y el rock que 200 bandas desplegarán entre ayer y hoy. Por ahí necesitamos detener la marcha en los espacios de descanso que los organizadores previeron porque ante tanto despliegue de un escenario a otro, el cansancio se hace sentir como la música misma.

RAFAELINOS SALTAN
"A LA CANCHA"
Llegó el día que un cuarteto de jóvenes rafaelinos deben salir a escena. "4to Tiempo" toca hoy sus temas y a esta altura de su historia entre guitarras, bajos y baterías será lo más importante de sus carreras. Al final de este domingo de carnaval, podrán decir... tocamos en el Cosquín Rock... 

Te puede interesar