107 pide a la policía para ir a barrios "más conflictivos"

Locales 10/02/2018 Por
Así lo aseguró el coordinador del servicio 107 Luis Zeballos, quien graficó una situación que se ha vuelto violenta: "tenemos que cuidar la integridad de nuestro personal. Hasta fueron golpeados en algunas ocasiones", dijo el responsable.
FOTO JORGE BARRERA 107. Disponible, con dos unidades equipadas, para las urgencias en nuestra ciudad.
FOTO JORGE BARRERA 107. Disponible, con dos unidades equipadas, para las urgencias en nuestra ciudad.

Suena el teléfono en la base del 107. La operadora atiende y comienza un trabajo exhaustivo y lineal de lo que está pasando al otro lado de la línea. Puede ser una broma o puede ser un accidente exagerado a grandes rasgos. La operadora sabe manejar la situación. Está entrenada y debe decidir todo en segundos. 
En esa mini entrevista entre quien necesita el servicio y quién debe enviar la unidad, se consulta de donde viene la llamada y hacia donde deben ir los profesionales para asistir al herido o herida. Y justamente allí, según que se responda, se le avisa a la policía.
"Por experiencias vividas por parte del personal que tenemos, que han sido amenazados, nos han tirado piedras a los móviles y hasta donde han sido golpeados.. por eso, y para reservar la integridad de ellos, hay zonas en donde vamos junto con la policía", explica Luis Zeballos, coordinador del 107 de nuestra ciudad.
Las tres personas que asisten al lugar deben esperar que la policía de el OK para poder trasladarse. Lo que ha generado la queja del vecino: "llegan siempre tarde, hay que esperar una eternidad...", explican. 
Pero Zeballos contó que el procedimiento es llamar al 911 cuando la emergencia llama en algunos barrios de la ciudad (la mayoría son los barrios periféricos), y de esa manera llegar juntos al lugar. "Esto es lo que pasa habitualmente. Tratamos de cuidar la integridad física de nuestro personal".
Los barrios apuntados son principalmente los del norte de nuestra ciudad: Villa Dominga, Barranquitas, Zazpe o Mora. El Fátima es otro destino "conflictivo", al igual que los barrios Martín Fierro, Amancay, Jardín, etc, al oeste de nuestra ciudad. "Hay zonas en el norte de la ciudad, también en el oeste de Rafaela, Algunas veces en el sureste... la policía siempre nos da apoyo, salvo que ellos estén en otras cuestiones. Es por esos lares donde los chicos nos piden siempre para ir con la policía. Hay veces en donde la situación no amerita la presencia de la policía y nosotros vamos directamente y luego llegan ellos", dice Zeballos al respecto, en una nota en Radio ADN, FM 97.9 de nuestra ciudad. 
El punto es mucha veces la demanda policial. Rafaela se ha vuelto, en ese sentido, una ciudad muy dinámica, con altercados a cada momento, en diferentes barrios. A veces, la situación del efectivo es compleja, por lo que no está disponible: "sabemos que muchas veces la policía no puede, porque están con otras cosas, otros temas. Pero pasa también que nuestras dotaciones, muchas veces, son todas mujeres y debemos cuidarlas. Es quizá por eso que a veces se tarda un poco más, hasta que llegue la policía", dice el encargado. 

EL OIDO ENTRENADO
Muchas veces se divierten con el 107. Llamadas falsas, hacen que algunas dotaciones se muevan por la ciudad y cuando lleguen al punto indicado, todo haya sido una farsa. En otras ocasiones, la emergencia no es tal, y hasta el mismo herido abandona el lugar antes de que llegue la ambulancia. "La red de operadoras nuestras están bien preparadas. Al recibir un llamado ya tienen el oído entrenado para saber si es una situación de broma o una situación de emergencia real. Piden detalles, para saber bien de que se trata. Un teléfono de referencia para ir llamando mientras se dirigen al lugar. Mientras tanto, si es un código uno, o algo muy muy urgente, la misma profesional va llamando al móvil para que vaya yendo y poder hacer todo rápido. O sino, toma nota de lo que sucedió, si hay que trasladar o no, y elige bien qué hacer para hacer todo bien con el paciente cuando llegue", dice Zeballos y destaca que "hoy tenemos en la ciudad dos unidades medicalizadas. Pero hay veces que salen dos o tres o hasta cuatro accidentes o situaciones en el mismo momento, y eso prioriza la radioperadora. Nos ha pasado de estar yendo a un lugar y que a su vez salga otra cosa más importante y más urgente, y cambiar de rumbo porque es más grave. En ese momento, cuando estamos muy saturados nosotros ya pedimos auxilio a los servicios privados de la ciudad, y nos dan su apoyo. Así como nosotros le damos también nuestro apoyo a ellos cuando lo necesitan", dijo al respecto. 
En cuanto a la demanda, el coordinador expresó que "es más fácil llamar al 107. Es más rápido. Mucha gente que tiene servicio o cobertura de obra social nos llama a nosotros porque es más fácil recordar tres números que seis y por eso llaman y nosotros tenemos que atender a todo el mundo porque es nuestra responsabilidad. Si es algo leve y tiene un servicio de emergencia privada, nosotros le pedimos el teléfono y nuestras operadoras mandan el servicio y se hacen atender en el lugar. Pero si es una urgencia nosotros vamos y nos instalamos con una ambulancia en el lugar", dijo. 
Recordemos que en una asistencia viajan hasta tres personas. Por lo general, va el chofer, el enfermero y el médico. A veces viaja solo el chofer y el médico o el enfermero y el chofer. Todo depende de la configuración de ese día: "somos humanos y tenemos algunas dificultades a veces. Pero todo dependerá de ese momento", concluyó Zeballos. 

Te puede interesar