El apellido Mathysse y su relación con Rafaela

Deportes 07/02/2018 Por
Leer mas ...
FOTO ARCHIVO PADRE E HIJO. El campeón mundial Lucas junto a su papá Mario.
FOTO ARCHIVO PADRE E HIJO. El campeón mundial Lucas junto a su papá Mario.
Aunque el apellido Mathysse está muy estrechamente relacionado con el mundo del boxeo, días pasados recobró inusitada actualidad cuando Lucas (35 años) logró consagrarse campeón mundial en Los Angeles (Estados Unidos) al vencer con un espectacular KO en el 8ª round al tailandés Terra Kiram, pasando ahora a lucir el cinturón de los welters de la Asociación Mundial de Boxeo.
Este clan de los Mathysse, formado por Mario Edgardo (El Tordo), padre de Walter, Lucas y Soledad -también boxeadora- y abuelo de Ezequiel, a quien se lo menciona como "la joya de la familia", oriundos inicialmente de Esperanza, pasando luego a Santa Fe y actualmente radicados en la provincia de Chubut, tuvo también una cercana relación con Rafaela. Es que por aquellos años en que el papá Mario andaba sobre los cuadriláteros enhebrando una campaña pugilística sobresaliente, cuya pasión y conocimientos transmitió después a sus hijos, aquí en Rafaela solían organizarse festivales con figuras de renombre y muchas veces de primera línea, en los cuales en algunas ocasiones se contó con la participación de Mario Mathysse.
Una de esas instancias fue el 23 de marzo de 1979 -nada menos que hace 39 años-, por lo cual nada mejor que recurrir al archivo de LA OPINION para tener al alcance los datos de aquella velada de los puños realizada en instalaciones de Argentino Quilmes, en la cual Mathysse (66,3) tuvo a su cargo el combate de semifondo, logrando un espectacular triunfo por KO en el primer round frente a Vicente Oliva Funes (66,5) de San Francisco, siendo revancha de un anterior combate realizado poco antes en la ciudad cordobesa, donde Oliva Funes había ganado por un fallo bastante polémico. En esta revancha hubo que hacer bastante esfuerzos para poder volver en sí al púgil que fue a la lona.
¿Qué decía el comentario de ese combate?, pues sencillamente que Mathysse respondió totalmente a su fama de potente pegador y que el golpe con el que derribó a Oliva Funes "hubiese dormido a un caballo" (textual). En esa ocasión el de San Francisco perdió su invicto, que ostentaba en pocas peleas.
Si Mathysse protagonizó el semifondo, seguro que ya despertó la curiosidad del lector sobre quién lo hizo en la de fondo. Pues nada menos que Martillo Roldán, el boxeador de Freyre que ya dejaba entrever sus posibilidades futuras, que lo llevaron a combatir nada menos que en Estados Unidos con las grandes figuras de esa época. Martillo también ganó por KO en el primer asalto ante el bonaerense Irineo Cabrera, siendo la cuarta pelea profesional del noqueador de la región y su cuarto KO consecutivo, lo que fue un récord de ese momento. Este combate tuvo como árbitro a Carlos Elias, de Ceres.
Los otros árbitros que se turnaron durante la velada fueron Rafael (Chita) Benítez y Eutimio Monzón, dos grandes ex boxeadores, mientras que como jurados actuaron Mancusso y Panero de San Francisco y los rafaelinos Dante Belletti (dueño de la pinturería ubicada en Constitución y bulevar Santa Fe donde hoy hay un comercio de prendas deportivas), el abogado también fallecido Enrique Carbajo y Norberto (Puchín) Negro, quien también dejó este mundo hace un par de semanas.
Algunos boxeadores de Rafaela que participaron en las preliminares fueron Francisco Rolón y Julio Sanabria.
Y finalmente, un dato muy singular que habla sobre la inestabilidad de nuestra moneda y la eliminación de ceros que tuvo a lo largo de los años, fue que la recaudación de esa noche fue nada menos que de 500 millones de pesos nacionales. La organización estuvo a cargo de la Caja Mutual de la Policía del Departamento Castellanos.
No fue la única vez que papá Mathysse combatió en nuestra ciudad, pues también aquí por esos años enfrentó a Eduardo Contreras y Eduardo Miño, mientras que en la vecina Sunchales lo hizo frente a Julio González, Felipe Báez y Amílcar Díaz. Luego se trasladó desde Esperanza a vivir al sur, y sus combates fueron entonces en Trelew, Punta Arenas, Comodoro Rivadavia. Su récord profesional fue de 36 victorias, 12 derrotas y 6 empates.
Queda visto entonces que el apellido Mathysse estuvo ligado a nuestra ciudad desde aquellos tiempos en que el papá Mario Mathysse andaba por los cuadriláteros a piña limpia, aprendiendo los secretos de una profesión que luego transmitió a sus hijos, y ahora también a su nieto, teniendo esta gran satisfacción del título mundial welter que ostenta Lucas, quien se viene rozando en los primeros niveles mundiales desde hace tiempo. RJA.

Te puede interesar