Se escaparon cuatro presos de la cárcel

Policiales 05 de enero Por
SUCEDIO EN VERA, SANTA FE
SANTA FE, 5 (NA). - Cuatro presos que estaban alojados en la Alcaidía de la localidad santafesina de Vera se fugaron durante la madrugada de ayer y eran intensamente buscados por la policía, según informaron fuentes de la fuerza.
Se trata de la segunda fuga de cárceles ocurrida en Santa Fe en las últimas 72 horas, ya que el miércoles por la noche seis internos de la Cárcel de Coronda lograron escapar por un conducto de aire, aparentemente desnudos y enjabonados.
En Vera, al norte de la provincia, los reclusos se escaparon entre las 4 y las 6 de ayer y se trata de cuatro internos de 19, 20, 25 y 27 años, que estaban en la mencionada Alcaidía de la Unidad Regional XIX de policía. Los cuatro sujetos estaban a disposición del Juzgado de Sentencia DJ número 13, y la Justicia ya tomó conocimiento de la fuga de los individuos. Por esa razón, se dio aviso a todas las unidades regionales vecinas, URIX, URVII, URXII, URXIV, como sí también a todas la Jefaturas de Policía de la Provincia de Santa Fe.
Los voceros indicaron que los uniformados montaron operativos cerrojo y de control vehicular en diferentes rutas y caminos provinciales con el objetivo de localizar a los evadidos. El miércoles por la noche, seis hombres que se encontraban presos en la Unidad Penal de Coronda lograron escapar por un conducto de aire del establecimiento. La fuga se produjo el miércoles primero de enero por la noche, entre las 21:00 y las 22:00, y las autoridades del penal la descubrieron cuando realizaban una recorrida de las instalaciones, que incluyó un conteo de presos.
Según indicaron medios locales, los reclusos habían logrado romper un candado y, al parecer valiéndose de herramientas, ganaron la calle a través de un conducto de aire, para luego atravesar una zona de rejas y el portón que conduce a la vía pública. Con el correr de las horas, se hallaron indicios que los delincuentes habrían fugado desnudos y enjabonados para pasar por el reducido ducto.
Los presos fugados, que hasta el momento no habían sido capturados, fueron identificados como Diego Segado (21), de Rosario; Pedro Aranzamendi (29) y oriundo de San Nicolás, Buenos Aires; Daniel Pereyra (32), de Rosario; Marcos Amaya (30) y residente en San Lorenzo; Diego Gauna (26) y residente en San Nicolás, y Antonio Schmitlein, (32), de Casilda. Tanto Segado, como Aranzamendi, Pereyra, Amaya y Gauna, estaban detenidos por "robos calificados", mientras que Schmitlein había ingresado al penal por "portación de arma de guerra y documentos falsos".

CHACO: TAMBIEN
 ESCAPO UN CONDENADO

RESISTENCIA, 5 (NA). - Un hombre que había sido condenado a reclusión perpetua por el crimen de un hacendado y su cuñada logró escapar junto a otro preso del Complejo Penitenciario de la ciudad de Sáenz Peña, en la zona central de Chaco.
Se trata de Claudio Alfredo Gómez, uno de los condenados por el crimen de Manuel Roseo y Nélida Bartolomé, ocurrido el 13 de enero 2011. La última fuga en el mismo complejo se había producido el 21 de enero del año pasado cuando escaparon 20 internos, la mayoría de ellos posteriormente recapturados.
Gómez, quien recibió su sentencia el 7 de octubre pasado al ser condenado a la pena de reclusión perpetua junto a otros dos responsables, escapó junto a un preso por robo a mano armada este viernes por la madrugada, informaron fuentes policiales y medios locales. Gómez era el único de los condenados por el hecho que permanecía en Chaco, mientras que los otros dos:  Raúl Menocchio y Salvador Borda fueron trasladados a la vecina provincia de Corrientes.
A la 1:30 del viernes, el cómplice de Gómez, aprovechando sus antecedentes por enfermedad coronaria, simuló una descompensación, solicitó asistencia y cuando el celador abrió la puerta de su celda, sacó de entre sus ropas una faca y lo amenazó al apuntarle al cuello. Enseguida apareció en escena Gómez, que estaba escondido en la celda de su cómplice, y ambos escaparon por uno de los costados del complejo. Los convictos cortaron dos alambrados y finalmente escaparon por un monte situado al sur del complejo penitenciario. De acuerdo con la Justicia, Roseo y Bartolomé fueron ultimados en la localidad de Juan José Castelli por el trío de asesinos luego de frustrarse una maniobra ilegal para despojar al hombre de unas 150 mil hectáreas de campo. Las víctimas fueron torturadas, asfixiadas y finalmente despojadas de títulos de propiedad.

Te puede interesar