Tres consagrados latinoamericanos

Leer mas ...
NUEVA YORK, 30 (AFP-NA) Por Laura Bonilla. - Tres consagrados músicos latinoamericanos, Shakira, Residente y Rubén Blades, conquistaron este domingo Grammys por sus trabajos, pero el hit viral "Despacito" se fue con las manos vacías.
El contagioso reguetón de los puertorriqueños Luis Fonsi y Daddy Yankee, nominado en su versión con Justin Bieber, aspiraba a convertirse en la primera canción en español en ganar un Grammy a la mejor canción o mejor grabación, algo inédito, pero el artista funky Bruno Mars, que arrasó con seis premios, le arrebató ambas.
"El Dorado" de Shakira, que se alzó con el gramófono al mejor álbum pop latino, tiene una mayoría de canciones en español y es una carta de amor a su pareja, el futbolista español del Barcelona Gerard Piqué, padre de sus dos hijos. La colombiana no viajó a Nueva York a recibir su premio, pero agradeció a sus fans en su cuenta Twitter.
Entre el reguetón, la bachata y el pop con toques de electrónica, "El Dorado", su noveno álbum de estudio, ya había conquistado el Grammy Latino al mejor álbum vocal pop contemporáneo.
"Contigo tendría 10 hijos/Empecemos por un par/Solamente te lo digo/Por si quieres practicar", canta Shakira a Piqué en "Me enamoré", el tema que abre el álbum, en cuyo sensual video aparece de larga cabellera dorada, vistiendo un diminuto short de jean desflecado.
La autora de "Waka waka" y "Ciega sordomuda", una de las cantantes latinas más famosas, ya había ganado dos Grammy en 2000 y 2005.

Una gira por el ADN 
El ambicioso álbum de debut como solista de Residente, nombre artístico del músico René Pérez Joglar, de 39 años, ganó el Grammy al mejor álbum de rock, urbano o alternativo latino.
"Residente" está inspirado en el estudio de su genoma y fue grabado durante una extensa aventura de dos años por 10 lugares del mundo, con músicos de Nueva York, Burkina Faso, Níger, Siberia, China o Francia.
El músico pidió al recibir el premio prestar menos atención a los números de ventas, en YouTube o plataformas de streaming y enfocarse en el alma de la música.
"Lo que está pasando en la industria de la música apesta mucho, todo el mundo prestando atención a los números (...) así que dedico este Grammy a la gente que cree en el arte (...) y no le importa el dinero, las ventas", dijo Residente a la prensa, gramófono de oro en mano.
No obstante, "estoy contento de ganar esto; ayuda", admitió.
Residente ya ganó tres Grammy con Calle 13, además de 24 Grammy Latinos con esa banda.

Blades, un huracán tropical 
La leyenda panameña de la salsa, el jazz latino y la música afrocubana Rubén Blades, de 69 años, se llevó este domingo el noveno Grammy de su carrera, esta vez al mejor álbum tropical latino por "Salsa Big Band".
"Salsa Big Band" ya había conseguido en noviembre el Grammy Latino 2017 como álbum del año, el galardón más importante de la gala en Las Vegas.
El trabajo del veterano panameño, el segundo que graba con su compatriota arreglista Roberto Delgado y su banda y que fue lanzado en abril pasado, se impuso también como mejor álbum de salsa en los Grammy Latinos.
La mexicana Aída Cuevas se alzó por su lado con el de mejor álbum de música regional mexicana (incluido tejano) por "Arriero somos".
"Aquí estoy muy orgullosa de ser mexicana y de estar aquí con mi traje de charrera", dijo una feliz Cuevas a periodistas tras ganar el premio.
El trío argentino de Pablo Ziegler se alzó con el Grammy al mejor álbum de jazz latino por "Jazz tango".
Ziegler celebró que esta vez el galardón "vaya abajo, abajo, al fondo de Sudamérica hasta Argentina, para ser más exacto", para honrar también el tango.
El pianista de jazz y compositor mexicano Arturo OFarrill, director de la Afro Latin Jazz Orchestra, y la leyenda del piano cubano Chucho Valdez ganaron el Grammy a la mejor composición instrumental por "Three Revolutions".
"Espero que las relaciones con Cuba no se desintegren con la retórica y xenofobia de este gobierno" estadounidense, dijo OFarrill a periodistas tras recibir su gramófono de oro.
"El Orishá de la Rosa", primer álbum solista del legendario afrocolombiano Magín Díaz en el que canta duetos con artistas como Carlos Vives, y que falleció en noviembre a sus 95 años, ganó el Grammy al mejor empaque de disco.
"Somos todos Dreamers", dijo el argentino Claudio Roncoli al recibir el premio junto al Cactus Taller, en una defensa de los jóvenes inmigrantes que se criaron en Estados Unidos y están amenazados de deportación bajo el gobierno Trump.

Te puede interesar