El aporte sojero

Editorial 27/01/2018 Por
Este año y el que viene la soja aportará 7.100 millones de dólares al fisco.

Durante el presente año y el que viene, las retenciones de la soja, aún habiendo sido reducidas un 0,5% a partir del mes de enero, y continuando con igual escala los siguientes, le dejarán a las arcas fiscales 7.100 millones de dólares, es decir, poco más poco menos a la cotización actual de la divisa estadounidense, unos 150.000 millones de pesos. De tal modo concluyó un estudio de la Bolsa de Cereales de Córdoba, el cual fue difundido también por este Diario en su suplemento rural, quedando expresado de manera contundente, la importancia que tiene el sector agropecuario y dentro del mismo en especial el cerealero, para el sostenimiento de las finanzas públicas.
Las exportaciones del "yuyo" -como lo denominó la anterior presidenta Cristina Kirchner, despectivamente, aún habiendo sido lo que le permitió a su gobierno disponer de recursos como nunca antes había sucedido en la historia, lamentablemente siendo desaprovechadas con malas inversiones y buena parte desviado hacia la corrupción- no sólo son del poroto cosechado, sino también de harinas proteicas y aceites, que aún con lo que se irá restando igualmente sobrellevan una muy alta carga fiscal. Es decir, cada 10 camiones de soja, 3 de ellos van directamente al gobierno, razón por la cual en estos dos años que vienen su aporte será de la cifra referida arriba, es decir, unos 75.000 millones de pesos por año.
Destaca el informe aludido que mientras la soja aportará estos 7.100 millones de dólares, los otros sectores no vinculados al agro y que fueron aliviados de sus derechos de exportación de los 1.500 millones de dólares que aportaron en 2015 apenas sumaron 127 millones en 2017. Un dato contundente sobre lo que significa la soja para la Argentina, es que en el presente año en curso el complejo sojero íntegro aportará 31 veces más que que todo el resto de actividades económicas gravadas con derechos de exportación, quedando de tal forma muy gráficamente respaldado por las estadísticas lo que decimos.
La presión fiscal se irá sintiendo menos en forma gradual a razón de la baja de 0,5% mensuales, por lo cual se bajará del 30% al 24% cuando concluya diciembre, destacándose en el informe que "a fines de 2015 los cambios en la política agropecuaria no tuvieron por objetivo fijar un esquema de ventajas hacia la agroindustria, sino aminorar la detracción de recursos que ha sufrido el sector de manera extraordinaria a partir de 2002". Es que, entre ese año y 2017  la agroindustria tributó en concepto de retenciones 86.450 millones de dólares, mientras que todo el resto de sector de la economía en conjunto en ese mismo lapso aportaron a las arcas fiscales 33.000 millones de dólares. Si se considerara sólo el clister sojero en lugar de todo el agro, entonces la cifra baja de 86 mil millones a 64 mil, equivalentes al 54% de toda la recaudación por derechos de exportaciones.
Si bien el aporte sojero será sumamente importante para sostener el funcionamiento del Estado, en el presente 2018 las retenciones tendrán una merma en su recaudación de 451 millones de dólares, mientras que en 2019 esa reducción crecerá a 1.403 millones. Ello debido a la reducción gradual que irán teniendo los derechos de exportación, significando en total para ambos años 1.854 millones de dólares, aunque el aporte total, lo recordamos una vez más, ascenderá a 7.100 millones, continuando siendo el más importante de todo el conjunto de la actividad económica.   
Analiza el informe que parte de esa baja será compensada por el 8% de retenciones aplicada el biodiésel, lo que significará un ingreso adicional de 112 millones de dólares anuales, totalizando entonces 224 millones en ambos años, razón por la cual la resignación sojera se contraerá a 1.600 millones de dólares, quedando establecida en 4.000 millones el presente año y 3.100 millones el que viene.
Sostiene además la Bolsa cordobesa que la eliminación paulatina de los derechos de exportación tendrá por efecto una suba de los precios sobre los principales productos del complejo sojero en la plaza local, lo que se traducirá en un incremento de la base imponible sobre la que tributan gravámenes nacionales, provinciales y municipales.
 

Te puede interesar