Menos autos

Editorial 16/01/2018 Por
En 2017 se fabricó 0,1% menos de automóviles que en 2016 pero se exportó un 10,3% más.

Mientras en nuestro vecino Brasil se vienen recuperando lentamente las plantas automotrices, aquí en la Argentina en cambio se encuentran en situación de estancamiento, ya que durante todo 2017 produjeron 472.158 unidades, lo cual fue 0,1% menos que el acumulado total de 2016, en tanto que las ventas mayoristas la red de concesionarios registró una suba interanual de 22,5%, de acuerdo con los datos difundidos por la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA).
En cambio hubo expansión en las exportaciones de vehículos, aún siendo diciembre negativo en ese sentido pues durante el último mes del año pasado se vendieron en el exterior 18.202 unidades, lo cual significó un 4,8% menos que en noviembre y 3,2% menos que en diciembre de 2016, cuando las unidades exportadas habían sido 18.802. En el acumulado anual las exportaciones ascendieron a 209.587, significando un 10,3% más que el año precedente.
Indicó además la entidad que nuclea a las terminales, que en diciembre y aún teniendo un promedio de sólo 14 días hábiles de actividad -cuatro días menos que en 2016- produjeron 32.280 unidades, siendo un 26,4% menos que su mes antecesor interanual cuando se fabricaron 40.087 vehículos.
Volviendo a las ventas mayoristas, señala ADEFA  que se comercializaron en diciembre 90.307 unidades, siendo un 14,8% por sobre el registro de noviembre y un 25,4% por encima de diciembre 2016. En el acumulado anual fueron comercializados 883.802 automotores, 22,5% más en comparación con los 721.411 de 2016.
Por otra parte, con relación al sector, el 2018 comenzó con sostenida actividad en el mercado, ya que la quita del impuesto a los del segmento medio alto movilizó la comercialización, registrándose descuentos que en algunos casos llegaron al 12%. Se recuerda que esta quita alcanza a las unidades que se encuentran dentro de la franja de valores entre 550.000 y 1.200.000 pesos.

Déficit en energía

El déficit comercial energético hasta fines de noviembre fue de 3.124 millones de dólares, significando un 41% del rojo total de la balanza comercial en ese mismo período. El informe del Instituto Argentino de la Energía da cuenta también que los subsidios acumularon una baja de 35,5% y que en el mes de noviembre -hasta realizado este balance- el déficit comercial fue un 177,3% mayor que en igual mes de 2016,pasando de 44 a 122 millones de dólares.
De tal manera, el déficit de enero a noviembre de 2017 ofrece un rojo de 7,3% mayor a igual lapso de 2016, habiendo pasado de 2.911 a 3.124 millones de dólares, razón por la cual explica el mencionado 41% del total del déficit de la balanza comercial que fue de 7.656 millones de dólares.
Ampliando sobre los subsidios que el sector recibe del Estado, según implementación que se había aplicado desde la gestión anterior alcanzado a todos por igual, tanto sectores carecientes como aquellos de mayor poder adquisitivo, si bien en noviembre fueron 17,7% más altos en términos interanuales, la acumulación nominal anual de enero a noviembre fue de 35,5%, destacándose que en tal sentido la distribuidora mayorista Cammesa recibió transferencias por 48.000 millones de pesos equivalentes a un monto de 52,7% menor al otorgado en igual período de 2016.
Mientras tanto el Plan Gas tuvo al mes de noviembre una ejecución acumulada de 21.903 millones de pesos, siendo un 23,2% inferior respecto al recibido en igual período de 2016. Esto significó un avance importante en materia de ahorro.
En cuanto a la vinculación de los resultados de los subsidios energéticos y los niveles de importación el Instituto que dirige el ex secretario del área Jorge Lapeña, sostiene que "mientras cae la producción de petróleo y gas se incrementa la demanda del mercado local. En un contexto de precios internacionales en recuperación, los precios internos tenderían a aumentar y la solución a esta cuestión sólo puede hacerse por dos vías: aumentando los precios en el mercado interno o incrementando los subsidios a la demanda". 
De esta manera mientras la producción local de gas natural bajó 0,9% en el acumulado, la demanda creció 0,6% por lo cual de mantenerse esta tendencia, volverá a subir la importación de gas de Bolivia y bastante fuerte.

Te puede interesar