Las naranjas del Club Bolívar

Locales 14 de enero de 2018 Por
Aunque su nombre permaneció en silencio por casi ochenta años, la historia del Club Bolívar merece ser tomada como parte del barrio 9 de Julio.
FOTO FAMILIA ORLANDINI EL EQUIPO. Asistente anónimo, Luis Silvestro, Néstor Astesano, ¿?, Titi Fererro (arquero), Fulvio Amongero, ¿? (con boina) y Berra;  "Negro“ Luciano (aguatero), Frobelli, Florencio Stampagnone, Juancito Villar, Compagnucci y “Pichola” Kleisinger.
FOTO FAMILIA ORLANDINI EL EQUIPO. Asistente anónimo, Luis Silvestro, Néstor Astesano, ¿?, Titi Fererro (arquero), Fulvio Amongero, ¿? (con boina) y Berra; "Negro“ Luciano (aguatero), Frobelli, Florencio Stampagnone, Juancito Villar, Compagnucci y “Pichola” Kleisinger.
Según cuentan las leyendas orales del barrio 9 de Julio, hubo un tiempo en que un equipo de fútbol se hizo fuerte por la zona. Que ganaba todo lo que jugaba y que los desafíos eran por… 25 naranjas.
También se menciona que se denominaba Club Bolívar -quizás por la zona de encuentro de sus integrantes, al setecientos de esa arteria- y que no solamente carecía de sede, sino de estatutos y hasta de directiva. Sin embargo, el documento fotográfico (una toma blanco y negro, procesada por Casa Lencioni, según consta en el reverso), deja en claro su existencia.
La camiseta (o divisa, para acercarnos al lenguaje de la época) constaba de tres listones gruesos, los dos externos verdes y el del medio rojo, y que tuvo su época de gloria, o actuación, a fines de la década del treinta y principios del cuarenta.
No son claros sus orígenes, como así tampoco su final, aunque la memoria de “Coco” Orlandini destaca que los desafíos con los rivales eran por 25 naranjas. No se sabe si se reemplazaban por otros frutos de estación o si fuera de temporada tomaban un descanso, aunque se sabe que la garantía de pago era la verdulería que el papá de Juancito Villar tenía en el Mercado Municipal.
Lo que nunca se supo -ni se sabrá, creemos- es cómo surgió un club de fútbol… al lado de 9 de Julio, y que utilizaba como cancha un predio de calle Avanthay, donde hoy está la escuela “Manuel Belgrano”.
De los futbolistas se menciona a Titi Ferrero como arquero y a los jugadores Luis Silvestro, Héctor Astesano, Fulvio Amongero (conocido médico traumatólogo en sus años posteriores), Frobelli, Florencio Stampagnone, Compagnucci, Juancito Villar y “Pichola” Kleisinger, al parecer el más habilidoso de todos.
El caso de Juancito Villar es emblemático. Su familia aún atiende su negocio de indumentaria y calzado en la calle San Martín y fue deportista cabal. Uno de los hechos que se recuerdan fue el haber sido parte de un equipo de patinadores de 9 de Julio que unió la ciudad de Santa Fe con Rafaela patinando por la ruta 166!!! (hoy 70S).
El resto de los players son dudas que no han podido disiparse por una lógica cuestión de tiempo. Mejor dicho, de su inexorable paso. Pese a ello, la fotografía deja testimonio de un ciclo lleno de lírica y fútbol aficionado, aunque nunca amistoso.
Como se advierte, del Club Bolívar sólo queda una foto y un sentido homenaje, y hasta un reconocimiento, si bien nunca fueron profesionales, fueron pioneros en eso de jugar por algo, aunque sean naranjas.

Te puede interesar