El INTA y una noticia histórica

ANUARIO 2017 31/12/2017 Por
Elaborará bioplástico y un aditivo alimenticio con un residuo.
En la Argentina, el 34% de la leche producida se destina a la elaboración de quesos. El 70% de las empresas lácteas y más del 90% de las PYMES elaboran este producto, cuyo principal subproducto es el lactosuero o suero lácteo. En la elaboración cada 1.000 litros de leche se obtienen 100 kg de queso y 900 kg de suero, de los cuales 50 kg son sólidos y 850 litros es agua. Esos sólidos están compuestos por proteínas, vitaminas, minerales y lactosa, que es el azúcar de la leche. Como gran parte de los componentes que le dan valor nutricional a la leche siguen presentes en el suero, ahí radica la importancia que adquiere su procesamiento.
Las grandes empresas no eliminan el suero como residuo, sino que lo procesan ellas mismas o tercerizan a otras firmas, que lo utilizan para diversos fines como por ejemplo, la alimentación animal. Pero para las PYMES el lactosuero significa un problema. Al no tener la capacidad de procesarlo se les restringen mucho las posibilidades de agregado de valor y generan un impacto ambiental negativo porque es altísimamente contaminante.
La Dra. Roxana Páez, profesional del Laboratorio de Calidad de Leche y Agroindustria del INTA Rafaela afirmó a mediados de agosto que “hay una gran cantidad de PYMES lácteas que hacen una sub utilización de este producto que tiene tanto valor nutricional como tecnológico”.
Para dar respuesta a esta problemática, desde el año 2011 el INTA trabaja sobre la valorización del lactosuero en forma conjunta con el INTI, la Universidad Nacional del Litoral y PYMES queseras de la región, en líneas de investigación que posibilitan el desarrollo de productos tecnológicos obtenidos a partir del suero y sus derivados. Este trabajo conjunto permitió obtener conocimientos sobre calidad del lactosuero y qué tecnologías se pueden aplicar utilizando el permeado de suero como sustrato o medio de crecimiento para el desarrollo de bacterias lácticas o levaduras como insumos para la agroindustria. Según la Dra. Páez “a partir de estos conocimientos, en el INTA Rafaela incubaremos dos empresas que trabajarán con permeado de suero (suero desproteinizado) transformando un subproducto altísimamente contaminante para el medio ambiente en productos de alto valor agregado. Una desarrollará un aditivo nutricional para humanos que permitirá bajar los índices de desnutrición infantil; y la otra producirá plástico biodegradable y compostable”. El proceso producción de bioplásticos se inicia en permeado de suero estéril (con carga cero de microorganismos contaminantes) donde se siembran bacterias que comen lactosa. A estas bacterias se las “estresa” sometiéndolas durante una hora a 121ºC de temperatura, lo que provoca que guarden alimento transformándolo en PHB (poli hidroxi 3 butirato). Luego se rompen y purifican obteniendo como resultado un polvo de color blanco que se pelletea y se envía a la industria para la fabricación de productos plásticos. La característica principal de los productos desarrollados con esta novedosa materia prima (bioplástico) es que son biodegradables y, bajo las condiciones necesarias, compostables en un tiempo no superior a los 8 meses. Este producto estará a cargo de la empresa Embio S.A. y el residuo que queda una vez extraído el bioplástico se puede reutilizar (mediante diversos procedimientos) para la generación de biogás y/o fertilizantes.

Te puede interesar