Terrenos UNRaf: el acuerdo del Concejo

ANUARIO 2017 31/12/2017 Por
Concejales y urbanizadores se pusieron de acuerdo para ampliar el límite urbano por etapas.
Final feliz para la propuesta impulsada por el Departamento Ejecutivo que extiende el límite urbano hacia el suroeste de la ciudad en beneficio de empresarios desarrolladores que, a su vez, se comprometen a donar un predio de 10 hectáreas, ubicado entre los barrios Amancay y Villa Aero Club al oeste de la Ruta Nacional 34, para que la Universidad Nacional de Rafaela (UNRaf) pueda construir su propio campus.
El Concejo Municipal presentó dos modificaciones ante los dueños de las propiedades, que aceptaron sin objeciones lo que allanó el camino para que esa iniciativa sea elevada en los próximos días como un proyecto de ordenanza y sea aprobada pos los ediles antes del receso de julio.
El borrador había sido presentado por el propio intendente, Luis Castellano, y la secretaria de Desarrollo Urbano, Suelo y Vivienda, Mariana Nizzo, el 1 de marzo en la sede del Cuerpo legislativo. Consistía en un acuerdo con las familias Lorenzatti y Bruno para que puedan poner en marcha nuevos loteos entre la Ruta 34 y la futura circunvalación de la Ruta 34. El objetivo del Municipio era lograr la donación, en el marco de una compleja negociación, de un terreno de 10 hectáreas perteneciente a Lorenzatti para ser cedido luego a la UNRaf.
Sin embargo, la familia Bruno era la principal interesada en urbanizar una propiedad de 200 hectáreas que posee en el sector. Y así se puso en marcha primero un acuerdo entre los privados por el cual Lorenzatti entregaba 10 hectáreas para la universidad y a cambio recibía 14 hectáreas de los Bruno, quienes a su vez aceptaban donar un total de 20 hectáreas -el doble más de lo que le exigen las ordenanzas- si es que le autorizaban a iniciar el desarrollo.
En la ronda de consultas que puso en marcha el Concejo, el Colegio de Arquitectos planteó una serie de observaciones, principalmente que el beneficio de habilitar a un desarrollador urbanizar 200 hectáreas era excesivo.
En este marco, los concejales se reunieron para unificar una posición para luego, a partir de las 16, recibir en el despacho del presidente, Silvio Bonafede, a Adriana y Gerardo Lorenzatti junto a su asesor Daniel Bernini, y también a José y Augusto Bruno.
¿Cuáles fueron los cambios consensuados por los ediles? Autorizar por etapas la urbanización y solicitar a Bruno un espacio adicional para ser destinado a una escuela multimodal, un centro de salud y una comisaría. Aceptaron todo y por tanto se destrabó el proyecto.
"Fue buena la reunión, y es el resultado de trabajo compartido entre todos los concejales. En concreto, vamos a correr el límite urbano en cuatro etapas cada 10 años aproximadamente. Ahora la Fiscalía Municipal junto a Nizzo realizarán los cambios en la redacción del proyecto, ingresará oficialmente por mesa de entradas al Concejo y el objetivo es tratar de aprobarlo antes del receso de julio", sostenía, por ese entonces, Jorge Muriel a este Diario. "No se extiende el límite urbano en una sola vez, tal como lo había observado el Colegio de Arquitectos". 

Te puede interesar