Años de espera

Información General 29 de diciembre de 2017 Por
Leer mas ...
El decreto que puso en marcha el Ruaga se firmó a fines del año pasado con el objetivo de hacer más transparentes y eficientes los procesos de adopción de niños en la provincia. A principios de año, en el registro había casi 2.000 personas inscriptas, algunas se habían anotado hace más de diez años.
La directora provincial de Registros, María Alejandra Kosak, explicó que el primer desafío fue la evaluación de cada uno de los aspirantes. "Había 1.700 familias inscriptas en el registro, de las cuales sólo un pequeño porcentaje habían sido entrevistadas por profesionales para considerarlos aptos o no para adoptar" ya que, apuntó, "como Estado tenemos la responsabilidad de que los niños estén con las mejores familias".
En cuatro meses, remarcó, había concluido la evaluación. Pero, además, el Registro conocía la disponibilidad adoptiva de cada una estas personas. Es decir, si aceptaban grupos de hermanos, niños con patologías que demandan cuidados especiales o cuál era la edad límite de los niños que se pretenden adoptar. Estas no son cuestiones menores. "La mayoría de los inscriptos tiene una disponibilidad baja, de niños de hasta tres años. Eso está cambiando. Este año hemos concretado adopciones de chicos de hasta 17 años y de grupos de hermanos", destacó Figueroa.
El funcionario consideró necesario seguir en ese camino. Tras la convocatoria pública de octubre, apuntó, hubo 17 personas que se anotaron para recibir niños mayores de 12 años. En el Registro hay unas 900 personas esperando formar una familia. Y hay 21 niños que todavía esperan encontrar un hogar. (La Capital).

Te puede interesar