"Todo nos cuesta, pero vale la pena", dijo Macri

Nacionales 26/12/2017 Por
El Presidente arribó a Villa La Angostura para descansar la última semana del año. "Tuvimos un año donde todo nos cuesta, pero vale la pena", sostuvo.
FOTO TWITTER MACRI EL DOMINGO. Juliana Awada, Margarita Barrientos y Macri.
FOTO TWITTER MACRI EL DOMINGO. Juliana Awada, Margarita Barrientos y Macri.

BUENOS AIRES, 26 (NA). - Tras pasar Nochebuena en la quinta Los Abrojos, el presidente Mauricio Macri arribó ayer al aeropuerto de San Carlos de Bariloche y luego partió hacia la ciudad neuquina de Villa La Angostura, donde descansará una semana y recibirá el 2018 junto a su familia.
A bordo del Tango 04, el mandatario aterrizó en el Aeropuerto Internacional Teniente Luis Candelaria de la ciudad rionegrina junto a la primera dama, Juliana Awada, y la hija de ambos, Antonia Macri. Bajo un fuerte operativo de seguridad, el jefe de Estado evitó dar declaraciones a los periodistas locales y se subió a un helicóptero para trasladarse hacia Villa La Angostura.
Tras pasar la Nochebuena en la quinta Los Abrojos, en el partido bonaerense de Malvinas Argentinas, el jefe de Estado pasará la última semana del año en el exclusivo Cumelén Country Club, tal como lo hizo desde su llegada a la Casa Rosada.
Luego de brindar en la quinta familiar, Macri envió un mensaje navideño en el que subrayó que el Gobierno está "haciendo lo que había que hacer" y aseguró que "cuesta, pero vale la pena", a la vez que contó que le regalaron "ropa de deportes".
"Este fin de año nos encuentra un poco mejor que el año pasado. Hoy brindo por todos y los abrazo fuerte, con la emoción de saber que somos la generación que está cambiando la Argentina para siempre", sostuvo el Presidente. A través de sus redes sociales, el jefe de Estado destacó las acciones que llevó adelante el Gobierno en su segundo año de gestión: "Tuvimos un año donde todo nos cuesta, pero vale la pena. Estamos haciendo lo que había que hacer".
Desde Los Abrojos, remarcó: "Estamos construyendo el país que soñamos, ese país donde valga la pena vivir, donde nuestros hijos y nuestros nietos puedan crecer y ser felices".

EN LOS PILETONES
Macri repitió el domingo su tradición de visitar junto a su esposa Juliana Awada a la dirigente social Margarita Barrientos en el barrio Los Piletones de Villa Soldati, donde los esperaban para compartir un desayuno junto a los comensales y trabajadores que asisten allí diariamente.
En lo que ya constituye un ritual navideño, Barrientos recibió al presidente con empanadas caseras, tal como lo hace desde hace una década, y aprovechó para comentarle sobre las obras que está llevando a cabo en Añatuya, el pueblo santiagueño de donde ella es oriunda.
"No hablamos mucho de política. Hablamos mucho de la familia, de los hijos, de los nietos", aseguró Barrientos. "Hablamos de eso un poco. Que haya gente que no quiera lo mejor para el país, eso no te lleva a mejorar la situación. Sigue dividiendo y eso no tendríamos que tenerlo en esta época. Es lamentable que la gente siga creyendo en esa mala política que nos hizo dividir", agregó Barrientos, que charló con Macri por más de una hora.









Te puede interesar