Pidió dejar entrar a Jesús en cada casa

Sociales 22/12/2017 Por
MONSEÑOR POLI
BUENOS AIRES, 22 (NA). - "Jesús desde su nacimiento en Belén, sabe muy bien lo que se sufre y se espera en cada casa.
Déjenlo entrar en las suyas y reciban su bendición", pidió el arzobispo de Buenos Aires, cardenal primado de Argentina, Mario Aurelio Poli, en un mensaje audiovisual de Navidad producido por el Centro Televisivo Arquidiocesano.
"La fe nos permite admirar la belleza del humilde hogar que alberga al Niño Dios", aseguró el primado, según difundió la agencia AICA.
El purpurado porteño recordó que "Jesús desde su nacimiento en Belén, sabe muy bien lo que se sufre y se espera en cada casa.
Déjenlo entrar en las suyas y reciban su bendición", evaluó en su mensaje navideño.
Mientras que el arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Eliseo Martín, animó a la comunidad a vivir este tiempo "contemplando y adorando a Jesús, reconociéndolo presente en nuestros hermanos".
"Llegó la fiesta de la Navidad, en que celebramos el nacimiento de nuestro Redentor, lo más grande que le podía pasar a los hombres", expresó el arzobispo de Rosario, en un videomensaje.
El prelado deseó que "vivamos este tiempo de la Navidad en la humildad y en la sencillez, tendiendo nuestra mano al prójimo más necesitado, haciéndonos pequeños como Dios se hizo pequeño y pobres como Dios se hizo pobre para salvarnos a todos".
"No dejes de vivir esta Navidad contemplando y adorando a Jesús, reconociéndolo presente en nuestros hermanos", instó monseñor Martín.
En su segundo aniversario como pastor de la arquidiócesis, el arzobispo de Bahía Blanca (Buenos Aires), monseñor Fray Carlos Azpiroz Costa envió su mensaje con motivo de la Navidad en el que solicitó "buscar y conocer a Dios" activamente, profundizando en la fe y predicando el Evangelio.
"El nacimiento de Cristo, la manifestación (epifanía) de su misterio, nuestra adhesión personal en la fe como discípulos suyos, genera un movimiento: un compromiso, una responsabilidad.
Ante semejante revelación el inmovilismo no puede justificarse, todo nos invita a una búsqueda entusiasta, alegre, perseverante", determinó el arzobispo.

Te puede interesar