Ayer cerró sus puertas Colette templo de la moda parisino

Sociales 21/12/2017 Por
Leer mas ...
París, 21 (AFP-NA). - El templo de la moda parisino Colette cerró  definitivamente sus puertas ayer, tras veinte años inspirando a las estrellas y a los "fashionistas" del mundo entero.
"Estamos muy decepcionados. Es un lugar mítico", lamentaban la víspera del cierre Gabriel y Kevin, dos parisinos de 21 y 22 años que estudian en Canadá.
"A Colette veníamos a buscar la exclusividad", subrayaron los dos jóvenes, recordando por ejemplo unas zapatillas deportivas diseñadas por Chanel y el cantante Pharrell Williams y de las que se vendieron 500 pares a 1.000 euros cada uno (unos 1.200 dólares).
En este "concept-store" "siempre hay el producto adecuado", dijo Anouk, de 59 años. "Es una tienda genial, pero muy cara", explicó esta clienta adepta al "Water bar", el bar de agua en el subsuelo que proponía aguas minerales y comida.
Pocas horas antes del cierre, los clientes se apresuraron a comprar un último objeto, buscando entre los tres pisos de la tienda.
La especificidad de Colette, situada en la elegante calle parisina Saint Honoré, a 300 metros del Louvre, era vender objetos tan diversos como prendas de lujo, libros de arte, "gadgets" y cosméticos.
Una chaqueta de Saint Laurent a 9.900 euros se vendía por ejemplo junto a una esponja a 4 euros y una funda de teléfono a más de 200 euros.
Con los años se convirtió en un lugar indispensable para los amantes de la moda y en fuente de inspiración de otras muchas tiendas en París y en otras ciudades.
Entre sus adeptos, figuran el diseñador Karl Lagerfeld, la gurú de la moda Anna Wintour y cantantes como Katy Perry y Kanye West, que hacían un alto en sus viajes a París.
Colette era dirigida desde su apertura por un dúo discreto: Colette Roussaux, que se jubila, y su hija Sarah Andelman, directora artística de la tienda.
De forma inesperada, la tienda anunció su cierre en julio pasado con un simple comunicado: "Colette Roussaux llega a una edad en la que es hora de tomar su tiempo y Colette no puede existir sin Colette".
La famosa "concept-store" se convertirá el año que viene en una tienda Saint Laurent.

Te puede interesar