Navidad: entre el arbolito y el pesebre

SUPLEMENTO RURAL 21/12/2017 Por
Leer mas ...
¿Ya estamos en el clima de las fiestas? Las corridas, la plata que no alcanza, los regalos, la comida, con quién pasaré las fiestas. Pero bueno, ya sabemos que es así y lo peor que parecería que cada año llega más rápido a su fin, ¿o no?
Por todo esto y por mucho más les contaré algo muy interesante para que por un ratito se olviden de estas cosas…
El arbolito y el pesebre son símbolos de un clima que nosotros mismos debemos crear de acuerdo con nuestra óptica, sin permitir que otros nos impongan la suya.
* El arbolito: es un signo religioso anterior al cristianismo. Se trata de un pino o abeto. En las viejas costumbres nórdicas (de ahí la nieve que tratan de representar) se encendían las copas de estos árboles en un rito que pretendía ayudar al sol a renacer en el momento de su mayor alejamiento del hemisferio norte (las luces del arbolito quieren rememorar aquel fuego). Aunque extraño a nuestro clima hemos tratado de incorporar el arbolito de Navidad a nuestra cultura. Este pino de verdes y perennes hojas (lleno de luces y regalos) representa a Cristo, perenne luz de los hombres, máximo regalo de Dios Padre que nace para que tengamos vida y la tengamos en abundancia.
* El pesebre: se adjudica a San Francisco de Asís el haber preparado el primero. En una gruta en Italia, preparó escenas que reproducían la llegada del Señor y que hoy conocemos con el nombre de “nacimiento”, “pesebre” o “Belén”. Fue frente a estos pesebres donde se comenzaron a entonar cánticos ingenuos y sencillos llamados villancicos. El pesebre es la representación ideal de la Navidad cristiana, por eso se la encuentra en todos los templos desde Navidad hasta Reyes.
Navidad trae consigo regalos, comidas especiales, tarjetas de augurio. Regalar es un modo de dar gratuitamente sin que el otro lo pida. Navidad es el día de la gratitud de Dios que nos regala a su Hijo.
* El pan dulce: la comida, el brindis… todo el clima de fiesta expresa la alegría de la vida nueva, la comunión con nuestros familiares y con la humanidad, superando el aislamiento, la desesperanza, los egoísmos.
* Las tarjetas de augurios: los llamados telefónicos, los mail o los saludos por Facebook o por whatsapp son vínculos de comunicación, de comunión fraterna, son el gran saludo de paz.
* Papá Noel: esta figura patriarcal, tierna y protectora, que reparte regalos a los niños tiene su origen en un personaje real de carne y hueso: San Nicolás, obispo de Miara (en la actual Turquía). La tradición lo señala como protector y benefactor de los niños. Su figura se utilizó durante toda la edad media para regalar cosas a los niños sobre todo en Navidad.
* Villancico inolvidable noche de paz: nació gracias a que los ratones inutilizaron el viejo órgano de una pequeña capilla en los Alpes austríacos. Desesperados por no poder contar con la música, el párroco recordó haber compuesto una piadosa poesía, la cantaron y así daban vida al villancico de mayor renombre universal, traducido a más de 100 idiomas.
Como se darán cuenta, el artículo de hoy no se refiere específicamente a lo nuestro, las plantas, pero me pareció muy oportuno contarles algo de todo esto para que podamos disfrutar mejor de estos días y entendamos algunos símbolos navideños que a veces no sabemos de dónde proceden. Ahora ya saben algo más.
Feliz Navidad para todos. María Paula.

Te puede interesar