Lifschitz no descarta municipalizar ASSA

Locales 01/07/2015
POR AHORA, EN ROSARIO Y SANTA FE
Ampliar
FOTO ARCHIVO TAMBIEN LA EPE./ “Hay que repensar la estructura de ambas”, dijo Lifschitz.
El gobernador electo, Miguel Lifschitz, adelantó que impulsará la municipalización de la empresa Aguas Santafesinas SA (Assa), de manera de transferir la gestión de los servicios de agua potable y cloacas “de manera progresiva” a los intendentes.
“Soy partidario, lo fui cuando era intendente, de trasladar de manera progresiva el control de la empresa de Aguas Santafesinas a los grandes municipios, Rosario y Santa Fe”, dijo a El Litoral el actual senador por Rosario.
Durante el segundo gobierno de Jorge Obeid, Lifschitz era el intendente de esa ciudad y reclamaba la municipalización cuando el último gobernador justicialista volvió a la órbita del Estado ese servicio, que fuera privatizado -también por el peronismo- durante los ‘90.
“Creo que si hay municipios que quieren asumir más responsabilidad en el tema, soy partidario de avanzar por ese lado”, dijo tras recordar su conocida posición personal.
Lifschitz piensa que debe haber cambios “en las dos empresas” y para la EPE tiene en carpeta una actualización de su marco normativo, para incorporarle regulaciones y un ente de control. “Hay que repensar la estructura de ambas”, resumió.
El sucesor de Antonio Bonfatti en la Casa Gris dijo que en tiempos de Obeid, cuando Assa reemplazó a la empresa privada Aguas Provinciales SA, “éramos partidarios de una presencia fuerte del municipio en el manejo de la empresa, no a través de una pequeña participación accionaria como promovía la gestión justicialista”, mencionó.
Para Lifschitz, los dos grandes municipios de la provincia, Rosario y Santa Fe, “están en condiciones de hacerse cargo de la prestación del servicio de agua potable y cloacas. Obviamente, hay que pensar en un esquema progresivo, gradual”.
A la conocida posición rosarina en favor de controlar los servicios, se suma la que asumió el intendente santafesino, José Corral, unos días antes de las elecciones del 19 de abril, cuando la ciudad sufría con la cañería dañada en bulevar y Urquiza.
“Si el Ministerio no puede gestionar la empresa, que nos la pasen al municipio; nos sentaremos a discutir los aspectos económicos financieros pero estamos dispuestos a asumir el control de la empresa si la provincia no puede hacerlo, los problemas no son nuevos”, disparó Corral en aquella declaración tan sonada, durante la semana previa a las Paso.

Te puede interesar