Empleo privado

Editorial 12/12/2017 Por
Aunque en recuperación, el empleo privado todavía no llegó al nivel de diciembre de 2015.
Recién ahora, y según los datos aportados por el Ministerio de Trabajo, el empleo del sector privado con relación de dependencia está muy cerca de alcanzar el nivel que tenía hace dos años, siendo los sectores de mayor presencia los servicios, la enseñanza, la salud y el comercio, en tanto que decayeron la industria, el agro y la minería.
Las última información oficial conocida es con datos relevados hasta fines de septiembre, ocasión en que las empresas declararon  6.220.400 trabajadores, cuando hace dos años esa cifra estaba en el orden de los 6.237.600, lo que hace una diferencia en menos de 17.200 empleados. Es decir, pasando en limpio, que aún con la repechada de los últimos meses todavía no se ha llegado al nivel de empleo que había en el mes de diciembre de 2015.
La forma en que fue evolucionando el mercado laboral no fue lineal, es decir, conservando una curvatura parecida, sino que estableció dos períodos absolutamente diferenciados, ya que en los primeros 12 meses -de diciembre a diciembre- se produjo una pérdida de 86.300 puestos de trabajo, mientras que en los siguientes, cuando concluya el presente mes, se crearon 69.100 empleos.
Estos son los datos oficiales que se disponen, aunque reiteramos, con estadísticas hasta fines de septiembre pasado, por lo cual como la actividad siguió repuntando, es más que probable que se haya logrado recuperar esos 17.200 empleos que había de menos, emparejando e incluso superando la línea trazada en diciembre de 2015. Profundizando un poco más y desagregando datos, los números  muestran a la mayoría de los sectores de servicio en positivo, en tanto los vinculados a la producción de bienes se encuentran en negativo.
Entre los más afectados, debido al volumen del empleo que genera, se encuentra el sector industrial con un retroceso de 68.500 puestos laborales durante los dos últimos años. En el primer año bajó de 1.257.000 empleos de diciembre 2015 a 1.215.500 en diciembre de 2016 y una pérdida de 41.500, mientras que en el último año bajó a 1.188.500 con la resignación de otros 27.000 empleos. Queda a la vista que aún estando en recuperación, con datos a septiembre que posiblemente hoy sean bastante mejores, todavía no se recuperaron las pérdidas de estos dos años transcurridos durante el nuevo gobierno. El repunte que viene teniendo la industria es probable que frene el achique laboral y tal vez se logre equilibrar con las cifras de diciembre de 2015 cuando se haga el balance de fin de año. Aunque, dentro del análisis también debe considerarse que de aprobarse el proyecto previsional con la opción del trabajador de jubilarse recién a los 70 años, se frenaría el ingreso de gente joven.
Al igual que a la industria le sucedió a la minería, que de 87.400 bajó a 80.900 trabajadores en el primer año y volvió a contraerse a 77.600 en el segundo, con una merma acumulada de 9.800 empleos y una baja del 11,2% tomando la dotación inicial de diciembre de 2015.
El sector agropecuario completa el cuadro de las bajas, siendo mucho más llamativo porque viene en plena recuperación de su actividad en general, aunque igualmente hay ahora 1.100 trabajadores menos que dos años atrás.
La construcción tiene características parecidas al agro, pues aún con el importante repunte de este último año, todavía no alcanzó a equilibrar las cifras de trabajadores de dos años atrás. El primer año resignó 50.200 empleos, en tanto en el segundo año se recuperaron 46.000, quedando un déficit 4.200 puestos laborales, aunque se confía que al llegar a fin de año se habrá conseguido pasar a un índice positivo, notándose una recuperación muy importante en el sector público y también del privado.
Los rubros que lograron avanzar en estos dos años fueron comercio, hoteles y restoranes, servicios sociales, salud y enseñanza, con la excepción de actividades inmobiliarias, que aún teniendo actividad en alza, no tuvo reflejo en la generación de empleos, continuando en rojo.
El blanqueo tuvo fuerte impacto en los monotributistas -que subieron a 110.000 en los dos años-, si bien debe también consignarse el empuje dado por la mayor tercerización laboral. Otro sector que creció fuerte fue el del servicio doméstico con 20.000 nuevos empleos.

Te puede interesar