McLaren Senna, deportivo con nombre de leyenda

Automotores 12/12/2017 Por
Sólo habrá 500 unidades que costarán casi un millón de euros cada una.
La leyenda de Ayrton Senna sigue viva, y ahora lo hará dando nombre (e imprimiendo carácter) nada menos que a uno de los superdeportivos más extremos jamás fabricados por McLaren.
El McLaren Senna, el último de sus Ultimate Series, donde solo tienen cabida las máquinas más prestacionales y exclusivas salidas de la fábrica de Woking.
El McLaren Senna, como no podía ser de otro modo con el nombre que ha recibido, nace para ser el coche de carretera más efectivo jamás creado porque, en realidad, es un coche de carreras homologado para carretera. Igual que el tricampeón del mundo brasileño, el McLaren Senna quiere ser el mejor sobre la pista.

ATRIBUTOS

Para ello cuenta con algunos atributos únicos. Por ejemplo, un chasis y carrocería construidos íntegramente en fibra de carbono, como si de un monoplaza de Fórmula 1 se tratase.
De ahí que el McLaren Senna pueda presumir de un peso de 1.198 kilos. Esta ligereza se combina con un esquema mecánico a la altura de las circunstancias: el propulsor 4.0 V8 biturbo (situado en posición central) entrega 800 caballos de potencia, de modo que estamos ante el propulsor de combustión más poderoso jamás creado por McLaren (el P1 va más allá pero con apoyo híbrido).
Se combina con una caja automática de doble embrague y siete velocidades que transmite la potencia a las ruedas traseras. La marca inglesa se ha guardado las cifras de prestaciones para el lanzamiento del Senna en el Salón de Ginebra, en marzo, pero si tenemos en cuenta que la relación peso/potencia es de 668 CV/litro y el extensísimo trabajo aerodinámico (con snorkel en el techo, doble difusor trasero, spoiler activo delante y el tremendo alerón posterior), a buen seguro que estaremos ante un candidato al trono de Nürburgring.
Las suspensiones del McLaren Senna son extremadamente sofisticadas, con dobles triángulos en ambos ejes y amortiguadores hidráulicos activos interconectados en las cuatro ruedas para conseguir la mayor efectividad posible en pista. Como si se tratase de un avión de combate, el modo Circuito de la suspensión RearActive Chassis Control II (RCC II) se selecciona con un conmutador en el techo. (Fuente: El Mundo Motor).

Te puede interesar