AMIA: ordenan el desafuero y detención de Cristina Kirchner

Nacionales 08/12/2017 Por
La decisión del juez Bonadio produjo un fuerte impacto político. Zannini, D'Elía y Esteche quedaron detenidos mientras que Timerman cumple prisión domiciliaria debido a sus problemas de salud. Difícilmente Cristina pierda sus fueros en el Senado.
Ver galería FOTO NA D'ELIA Y ESTECHE. Ambos dirigentes, esposados, rumbo a Tribunales.
1 / 2 - FOTO NA D'ELIA Y ESTECHE. Ambos dirigentes, esposados, rumbo a Tribunales.
BUENOS AIRES, 8 (NA). - El juez federal Claudio Bonadio procesó ayer con prisión preventiva y pidió el desafuero de la senadora electa Cristina Kirchner por los delitos de traición a la Patria y encubrimiento de Irán en el atentado a la AMIA, caso por el que ya quedaron detenidos los exfuncionarios Carlos Zannini, Héctor Timerman y Luis D´Elía, además del dirigente Fernando Esteche.
En un fallo de 365 hojas, el magistrado aseguró que la exmandataria "impartió las órdenes" destinadas a darle "impunidad" a los iraníes acusados del ataque a la mutual judía, tal como denunció el fiscal Alberto Nisman cuatro días antes de morir, y sobre ella también libró un embargo de 50 millones de pesos.
En conferencia de prensa, Cristina Kirchner rechazó los cargos y advirtió que se trata de "una causa inventada", en la que "no hay delito", orquestada por el presidente Mauricio Macri para "dañar personal y políticamente a la oposición" -ver pág. 4-.
Bonadio dispuso también el arresto domiciliario de Timerman, a raíz de su delicado estado de salud, y la detención del referente de la comunidad islámica en la Argentina Jorge Alejandro "Yussuf" Khalil, mientras que procesó sin prisión preventiva y con prohibición de salir del país al exjefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) Oscar Parrilli; a quien era su segundo, Juan Marín Mena; al exvicecanciller Eduardo Zuain; a la exprocuradora del Tesoro Angelina Abbona; al diputado kirchnerista Andrés Larroque, y al exespía Allan Bogado.
"Estos funcionarios del Estado, abusando de las facultades inherentes a los cargos que ocupaban, traicionaron los intereses nacionales tradicionales e históricos y los de las personas damnificadas por los atentados, participaron en la elaboración del instrumento cuestionado y procuraron su puesta en marcha, en miras de conseguir la impunidad de los ciudadanos de nacionalidad iraní imputados por el atentado a la sede de la AMIA", sentenció el juez.
Tras el fallo, la Cámara alta deberá analizar el pedido de desafuero de la senadora electa por Unidad Ciudadana, quien impulsó durante su mandato la firma del Memorándum para intentar que declararan en Teherán los iraníes acusados de perpetrar el atentado terrorista ocurrido el 18 de julio de 1994.
El Senado ya recibió el pedido de Bonadio y tendrá un plazo de 180 días para resolver el tema, aunque el justicialismo dejó entrever que podría rechazarlo y Cambiemos se reunirá la semana próxima para definir una postura: la comunicación del juez fue girada por la Secretaría Parlamentaria a la Comisión de Asuntos Constitucionales, que tendrá 60 días para emitir un dictamen, en tanto que el plazo total para que el Senado resuelva la cuestión es de 180 días, según la ley de fueros 25.320.
Mientras el presidente Mauricio Macri guardó silencio sobre el tema, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, se encargó de señalar que la avanzada contra Cristina Kirchner "es un tema estrictamente judicial" y remarcó que "está absolutamente garantizado el Estado de Derecho, el normal funcionamiento de las instituciones y las libertades" -ver pág. 5-.
El pedido de desafuero, sin embargo, fue rechazado por el grueso de la oposición, ya que, además de Unidad Ciudadana, se expresaron en contra sectores del PJ no kirchnerista, el Frente Renovador y la izquierda.
"Mauricio Macri es el director de la orquesta y Bonadio ejecuta la partitura judicial", advirtió la exjefa de Estado en conferencia de prensa en la Cámara de Diputados, mientras que su abogado, Alejandro Rua, anticipó que presentarán una denuncia directamente ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
Las seis órdenes de detención que dictó Bonadio se empezaron a cumplir cerca de la 1:00 de este jueves, cuando la Policía Federal arrestó a Zannini en Río Gallegos, Santa Cruz.
Luego fue el turno de D´Elía, que fue detenido en las primeras horas de la mañana en su domicilio de la localidad bonaerense de Laferrere, pese a que se le había otorgado la eximición de prisión: según supo NA, el dirigente reclamó la prisión domiciliaria, por su condición de diabético, dependiente de la insulina.
Pasado el mediodía, Esteche se entregó en la comisaría 46 del barrio porteño de Retiro y luego fue apresado Khalil: mientras el dirigente de la comunidad islámica y Zannini fueron trasladados al penal de Ezeiza, D´Elía y Esteche tuvieron como destino el penal de Marcos Paz, confirmaron a NA fuentes judiciales.
El Memorándum de entendimiento con Irán, firmado en 2013, fue refrendado por el Congreso Nacional, pero no sucedió lo mismo en Irán, por lo que no llegó a aplicarse, y luego fue declarado inconstitucional por la Justicia argentina.
Nisman presentó la denuncia por supuesto encubrimiento el 14 de enero de 2015, cuatro días antes de aparecer muerto en su casa con un disparo en la cabeza, episodio que la Justicia determinó este año que se trató de un homicidio.
Durante el gobierno kirchnerista, la acusación fue rechazada en dos oportunidades por el juez federal Daniel Rafecas, quien consideró que no existía delito: por este hecho fue denunciado por mal desempeño y, precisamente, este miércoles hizo su descargo ante el Consejo de la Magistratura, que debe definir ahora si inicia el proceso de juicio político en su contra.
Tras el cambio de gestión, Rafecas fue apartado por la Cámara de Casación y el expediente pasó al juez federal Ariel Lijo aunque, finalmente, por conexidad con otra causa que tenía Bonadio por traición a la Patria relacionada al caso AMIA, la investigación quedó a su cargo.
"Se puede concluir que todos los interrogantes planteados en relación al Memorando suscripto con la República Islámica de Irán, sumado a que sus términos favorecen a dicha Nación, me permite sostener que su redacción formó parte de un acuerdo entre los gobiernos para normalizar las relaciones entre los Estados y garantizar la impunidad de los ciudadanos iraníes sindicados por la justicia argentina como los responsables del atentado, como así también cambiar el eje de la investigación de la causa AMIA", subrayó Bonadio.
El juez consideró que los imputados "utilizaron diferentes órganos del Estado", incluido el Congreso Nacional, para "aparentar la legalidad del Memorando", el cual según denunció Nisman fue la moneda de cambio para incrementar el comercio de granos y petróleo entre la Argentina e Irán.



Te puede interesar