Misas por la fiesta de la Inmaculada Concepción

Sociales El viernes Por
Leer mas ...
Con motivo de la fiesta de la Inmaculada Concepción, los horarios de las misas de hoy en las 8 parroquias de nuestra ciudad son los siguientes: Catedral: a las 10 y 20 horas. San Antonio: a las 20. Fátima: a las 10 en el templo parroquial y 19:30 en San José Obrero. Sagrado Corazón: a las 20:30 procesión desde Bolívar y Rosario hasta el templo y luego la misa. San Cayetano: a las 10 en Santa Rita y a las 20 en Perpetuo Socorro. Santa Rosa: a las 20. San Pedro: a las 20 y Guadalupe: a las 20 en el templo parroquial y a las 20 en San Martín de Porres
Cada 8 de diciembre, la Iglesia celebra el dogma de fe que nos revela que, por la gracia de Dios, la Virgen María fue preservada del pecado desde el momento de su concepción, es decir desde el instante en que María comenzó la vida humana.
El 8 de diciembre de 1854, en su bula Ineffabilis Deus, el papa Pío IX proclamó este dogma: "declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles". 
María es la "llena de gracia", del griego "kecharitomene" que significa una particular abundancia de gracia, es un estado sobrenatural en el que el alma está unida con el mismo Dios. María como la mujer esperada en el protoevangelio (Gn. 3, 15) se mantiene en enemistad con la serpiente porque es llena de gracia.
Las devociones a la Inmaculada Virgen María son numerosas, y entre sus devotos destacan santos como San Francisco de Asís y San Agustín. Además la devoción a la Concepción Inmaculada de María fue llevada a toda la Iglesia de Occidente por el papa Sixto IV, en 1483.
El camino para la definición dogmática de la Concepción Inmaculada de María fue trazado por el franciscano Duns Scotto. Se dice que al encontrarse frente a una estatua de la Virgen María hizo esta petición: "Dignare me laudare te: Virgo Sacrata" (Oh Virgen sacrosanta dadme las palabras propias para hablar bien de ti). (Fuente: aciprensa.com).

Te puede interesar