Día de la Virgen

Editorial El viernes Por
El 8 de diciembre se celebra el Día de la Virgen por un documento del Papa Pío IX de 1854.
Este 8 de diciembre se celebra el día de la Inmaculada Concepción, es decir, el Día de la Virgen María. Una fecha que fue elegida en coincidencia con los nueves meses anteriores al aniversario del nacimiento de la Virgen, conmemorándose entonces la fecha en que fue concebida. Se seleccionó este día porque un día como hoy de 1854, el Papa Pío IX promulgó un documento llamado Ineffabilis Deus, en el que estableció que el alma de María, en el momento en que fue creada, estaba adornada con la gracia santificante.
La Inmaculada Concepción siempre ha sido un tema muy controvertido dentro de la Iglesia Católica. Muchos intelectuales y teólogos, entre ellos Santo Tomás de Aquino, se posicionaron en contra de dogmatizar esta creencia. Sin embargo, nuestro país, en el que existe una gran fe mariana, siempre fue un apasionado defensor de que se declarase como dogma la Inmaculada Concepción. 
El anuncio del documento Ineffabilis Deus fue en la Basílica de San Pedro, en Roma, realizándose el siguiente anuncio: "Declaramos que la doctrina que dice que María fue concebida sin pecado original, es doctrina revelada por Dios y que a todos obliga a creerla como dogma de fe", expresado ante más de 200 obispos y embajadores y miles de fieles presentes.
En el momento del anuncio, sonaron al unísono las 300 campanas de las torres de Roma y volaron varias palomas mensajeras. Simultáneamente, en todos los templos católicos del mundo se celebraron grandes fiestas en honor de la Inmaculada Concepción. De acuerdo a la fe católica, el Padre, desde su primera instancia la preserva del pecado original, preparándola para convertirla en la madre de su Hijo. Fue así que el Señor puso a María por encima de todas las demás criaturas, haciéndola la más humilde y la más servidora.
La definición del dogma, contenida en la bula, dice lo siguiente: "...Para honra de la Santísima Trinidad, para la alegría de la Iglesia católica, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, con la de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra: Definimos, afirmamos y pronunciamos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de culpa original desde el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia de Dios Omnipotente, en atención a los méritos de Cristo-Jesús, Salvador del género humano, ha sido revelada por Dios y por tanto debe ser firme y constantemente creída por todos los fieles. Por lo cual, si alguno tuviere la temeridad, lo cual Dios no permita, de dudar en su corazón lo que por Nos ha sido definido, sepa y entienda que su propio juicio lo condena, que su fe ha naufragado y que ha caído de la unidad de la Iglesia y que si además osaren manifestar de palabra o por escrito o de otra cualquiera manera externa lo que sintieren en su corazón, por lo mismo quedan sujetos a las penas establecidas por el derecho".
Este 8 de diciembre, en coincidencia con la celebración de la Inmaculada Concepción, es también la fecha elegida para armar el arbolito de Navidad, que adorna a muchos hogares y tiene el mayor simbolismo de los católicos el día 25 con el nacimiento de Jesús.
En cuanto a algo más de historia sobre esta fecha de hoy, puede decirse por ejemplo que en España se celebra desde el Siglo XIV con data que viene de 1330 en Gerona, aunque el mayor fervor se revitalizó en el siglo XVI con un ingente número de cofradías constituidas bajo la advocación de la Pura y Limpia Concepción de María, hermandades consagradas a las labores caritativas y la asistencia social. Los franciscanos fueron muy fieles a la creencia en la Inmaculada, y contribuyeron a su arraigo y extensión por todo el mundo. Era tan grande el amor por la Inmaculada, que Sevilla juró la defensa de la Concepción de María, Toda Pura, en 1615. La Inmaculada de Castilleja de la Cuesta, se convirtió en la representante de este juramento. A partir de allí, pasó a ser oficialmente, la Real Patrona de Castilleja, Portugal, Filipinas, las Indias (es decir América) y España entera. La fiesta de la Inmaculada fue fiesta de guardar en todos los reinos de su Majestad Católica, es decir, en todo el Imperio español, desde 1644; se declaró fiesta de guardar en toda la Iglesia desde 1708 por orden del papa Clemente XI.

Te puede interesar