Un escenario con perspectivas positivas

Locales 07/12/2017 Por
Leer mas ...
FOTO J. BARRERA HERMANOS. Carlos y Luis Lagrutta al frente de la empresa.
FOTO J. BARRERA HERMANOS. Carlos y Luis Lagrutta al frente de la empresa.
Con casi 1.200 empleados entre las plantas de Rafaela y Casilda, la empresa de la familia Lagrutta se ilusiona en consolidar un proceso de crecimiento liderado por la comercialización de su marca de fiambres Lario y al mismo tiempo recuperar la rentabilidad del negocio de la exportación de carne. Carlos Lagrutta, presidente del Directorio de Rafaela Alimentos, destacó una "mejora" en el escenario de la Argentina que generan expectativas positivas. 
"La empresa tiene su principal negocio en la elaboración de fiambres que se realiza en la planta de Rafaela. Además tiene una planta exportadora de carnes en Casilda que actualmente es deficitaria. Pero pensamos que se va a revertir, pero no inmediatamente por la escasez de los novillos pesados que es el principal insumo para la exportaciones de carnes. Nos queremos preparar para ese cambio, por eso hemos invertido 3 millones de dólares en las áreas de repostada y empaque en Casilda que nos permite trabajar con más eficiencia, ya que pasamos de procesar 1.200 a 1.600 cuartos por día", sostuvo durante la presentación de los resultados de 2017 y las proyecciones para 2018.
Si bien Lagrutta consideró que el consumo de fiambres se mantuvo estable a lo largo del año y que quizás se produjo un leve descenso, en el caso de Lario -la facturación anual de la línea de fiambres ascendió a 1.500 millones de pesos- aumentó sus ventas en un 7 por ciento. 
"La calidad", respondió el titular del Directorio ante una consulta sobre los motivos que expliquen este crecimiento de la marca hasta liderar el segmento en varias regiones del país. Y una buena "estrategia" comercial y de comunicación y marketing. Una prueba: "Hemos ganado el premio Mercurio de la categoría Alimentos otorgado por la Asociación Argentina de Marketing", subrayó. 
En este caso, la campaña 360 fue desarrollada en un "trabajo en equipo" entre la alta dirección de Rafaela Alimentos y la Agencia Oxford de la ciudad de Córdoba, cuyo director Sebastián García Díaz, reseñó los principales ejes de ese plan. "El concepto giró en torno al sabor enamora, con el que trabajamos en clave de humor en el desarrollo de distintas piezas para redes sociales y otros medios, buscando cautivar y fidelizar a los jóvenes a la marca", indicó en buen cordobés. 
Además, hubo una estrategia comercial de cercanía y diferenciada para las grandes superficies comerciales y para los almaceneros (se creó un Club especial con acciones específicas que incluyeron el sorteo de un viaje a Italia). 
Lagrutta afirmó que "a partir de este límite en la capacidad de la producción está claro que vamos a perder competitividad si no desarrollamos un plan de inversiones, por eso estamos pensando en el traslado de la planta de Rafaela a un nuevo emplazamiento para duplicar la producción, pero no se puede hacer de un solo golpe, lo haremos por etapas".
Tras destacar que Lario vende el 12 por ciento de su producción a Buenos Aires, admitió que no pueden apostar en el corto plazo a aumentar esa participación ante la imposibilidad de incrementar los niveles de producción de fiambres. 
"El acceso al crédito en la Argentina está mejorando. Tenemos respaldo de los bancos para nuestros proyectos de inversión, más allá de que en el país no existe el crédito sin garantía real, es decir sin hipoteca no se presta", indicó Lagrutta. También calificó como "positivo" los mayores controles impulsados por el Gobierno en el sector cárnico que busca reducir la informalidad que se traduce en competencia desleal para empresas como Rafaela Alimentos, que operan en la legalidad.  
Por último, dijo que diciembre es el mes pico en las ventas de fiambres y que el jamón cocido es uno de los productos estrella. 

Te puede interesar