Cristian se llevó el afecto de todos

Locales 02/12/2017 Por
FESTIVAL SOLIDARIO EN EL ANFITEATRO ALFREDO WILLINER
FOTO G.SANCHEZ EMOTIVO. Cristian Pergazere asistió junto a su familia y recibió el cariño de muchos. FOTO J.BARRERA MUSICA. Atahualpa, una de las bandas que se presentó en el Anfiteatro.
FOTO G.SANCHEZ EMOTIVO. Cristian Pergazere asistió junto a su familia y recibió el cariño de muchos. FOTO J.BARRERA MUSICA. Atahualpa, una de las bandas que se presentó en el Anfiteatro.
Se desarrolló anoche la primera jornada del Festival Solidario Todos por Cristian Rock, en apoyo a Cristian Pergazere que enfrenta una dura lucha con la ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica). El locutor estuvo presente, junto a su familia, en el Anfiteatro Alfredo Williner y recibió el cariño de la gente y de los músicos. 
La intención, el mayor objetivo es estar con Cristian Pergazere en este difícil momento. Una enfermedad complicada, un sistema de salud -obra social- que no lo contiene ni ayuda a pagar los altos costos que insume el tratamiento. Y ahí está la solidaridad de la gente. Llegó de distintos sectores. Anoche le tocó a la música, justamente la materia que más maneja Cristian.
La propuesta nació de los músicos, de su relación de años con uno de los encargados de difundir el trabajo artístico de muchos que son de acá. Y se plasmó en un inédito festival de rock que comenzó anoche en el coqueto Anfiteatro Alfredo Williner que cedió la Municipalidad. Un primer capítulo que incluyó a 12 bandas y que hoy repetirá número en el cierre en el mismo lugar y a la misma hora (desde las 20:30 hs). 
La organización, impecable, y quizás por eso hubo un aplauso generalizado al esfuerzo. Y la respuesta del público, magnífica, ya que por momentos las gradas del anfiteatro se mostraron ocupadas entre un 80 y un 90%. 
Afortunadamente, Cristian pudo hacerse presente para llevarse lo más valioso y también lo más intangible: el cariño de la gente, el saber que no está solo. Eran las 21:15 cuando arribó junto a su familia al Anfiteatro y apenas lo divisaron uno a uno los amigos, los músicos y la gente que estaba lo saludó, le dio fuerzas. Lo mismo que desde arriba del escenario, nadie dejó pasar la oportunidad.
Cristian se ubicó en primera fila frente al escenario junto a sus pequeños hijos, bebió cerveza -tal como la noche lo indicaba- y disfrutó de la música, al fin y al cabo la gran excusa que reunió a cientos de rafaelinos para mostrarle a Cristian que todos la peleamos con él.

Te puede interesar