Editorial

La Palabra 02/12/2017 Por
Esa vocación

Son varias generaciones que le dan continuidad a la profesión. El heredero del arte de curar, como algunos de sus familiares cercanos que lo precedieron, también eligió la medicina. Pero en el caso de nuestro entrevistado, la decisión fue más allá de los ámbitos convencionales para ejercerla. Esta vez el lugar era muy lejano, la labor extrema en solidaridad, y su objetivo totalmente humanitario. Como le escuchamos decir a una psicóloga de nuestro entorno familiar a menudo: “Son decisiones”. Y viene bien detenernos -además de conocer la experiencia del joven galeno- en lo que significa para su entorno afectivo recordar su elección y reflexionar acerca de su realidad distante geográficamente. Como haciendo realidad lo que alguna vez escribió Kahlil Gibrán: “Tus hijos no son tus hijos, son hijos de la vida deseosa de sí misma…”.

Raúl Alberto Vigini

[email protected]

Te puede interesar