Obra con historia

Editorial 27/11/2017 Por
La empresa EME Constructora tiene plazo hasta el 30 de enero próximo para entregar la obra.
Tal cual, esta es una de esas obras a las que puede calificarse "con historia", por todas las vicisitudes por las que ha pasado, y aún encontrándose en su instancia final -resta apenas un 5 por ciento para terminarla-, todavía sigue esperando, aunque con la promesa que será concluida en los dos próximos meses. Ojalá sea de esa manera. A esta altura ya debemos decir que estamos haciendo referencia al Centro de Prevención Local de Adicciones (CEPLA), que con fondos nacionales comenzó a construirse hace más de dos años y medio con plazo de conclusión de 8 meses, pero que aún continúa esperando llegar a su parte final, tal como decimos.
Este edificio se encuentra ubicado en calle Ramírez, una de las vías de acceso al barrio 2 de Abril, con 14 metros de altura y con dependencias que prometen brindar una excelente posibilidad de uso.
Cómo será la cuestión de lenta, por todas las interrupciones que hubo en el suministro de recursos, que esta obra que comenzó llamándose CEPLA, tal como especificamos arriba, cuando sea inaugurado se denominará Dispositivo Integral de Abordaje Territorial (DIAT), si bien ese cambio no modificará para nada sus funciones y objetivos pues se mantendrá en torno a la prevención y tratamiento de adicciones, con la participación de personal profesional como asistentes sociales, psicólogos, psiquiatras, abogados, profesores de educación física, además del personal auxiliar.
Cuando el edificio se encuentre totalmente terminado, lo que ocurrirá muy pronto por lo poco que resta hacer -el nuevo plazo otorgado a la empresa EME Construcciones es hasta el 30 de enero-, se deberá gestionar todo el equipamiento. 
Cabe destacar que ya una cantidad significativa de chicos están siendo atendidos por profesionales, para posteriormente pasar a este edificio cuando allí se habilite el centro de atención, ya que hasta ahora lo vienen haciendo en diversos locales de ese sector de la ciudad.
Se trata sin dudas de una iniciativa de suma trascendencia, habida cuenta del avance que vienen teniendo las adicciones en los jóvenes, quienes aquí tienen la posibilidad de recibir el tratamiento correspondiente para recuperarse, pero además, la implementación de prevenciones, que es el mejor sistema para frenar el consumo de drogas.
Se ha comprobado, a través de todas las mediciones y estadísticas, que los jóvenes son los más propensos a consumir tabaco, alcohol y drogas ilegales (teniendo la mayor proporción de muertes por ingesta de sobredosis, cuadros de intoxicación severa a raíz del alcohol, violencia por el uso del alcohol y el consumo de drogas ilegales). En grupos de adultos mayores de 26 años -según lo establece un estudio-, se manifiesta un alto consumo de alcohol y tabaco, en tanto que el índice arrojado por consumo de drogas ilegales es el más bajo. En otras palabras, los menores de 25 años tienen más probabilidades de iniciarse en el consumo de estos tres elementos, en tanto que los mayores lo hacen con alcohol o drogas de prescripción médica. Es por eso que se focalizan los esfuerzos en los más jóvenes, por tratarse del grupo de mayor riesgo.
Aun cuando el mayor esfuerzo debe provenir del Estado, a través de todas las áreas posibles, que vayan desde la contención y prevención hasta la rehabilitación de los afectados, esta lucha requiere de una participación amplia y generalizada si es que se tiene la pretensión de alcanzar el éxito en la gestión. Deben sumarse absolutamente todos, destacándose la importancia que tiene el núcleo familiar, pues de allí depende en mayor medida el positivo resultado que puede lograr en la atención del adicto, además de la colaboración y participación de los docentes en todo este problema, como así también las autoridades vecinales, las organizaciones sociales y también los esfuerzos y aportes individuales. Todo lo referido, junto a la presencia del Estado a través del gobierno, la justicia y las fuerzas policiales, hacen al conjunto que cuenta con la mayor chance de poder desarrollar una tarea positiva, y más que eso, esperanzadora.
Ahora, muy pronto, se sumará el DIAT, una presencia y un aporte muy significativo para reforzar la esperanza.

Te puede interesar