Peligro nuclear

Editorial 22/11/2017 Por
El papa Francisco advirtió que se puede causar un holocausto provocando el exterminio de la vida humana.
El candente tema de las armas nucleares, que preocupa a gran parte del mundo por las consecuencias que puede llegar a significar una contienda de esa naturaleza, fue también abordado en El Vaticano, ocasión en que el papa Francisco habló ante once Premios Nobel de la Paz -entre ellos el argentino Adolfo Pérez Esquivel- y otros personajes que representaron a veinte países. El jefe de la Iglesia fue contundente como suele serlo cada vez que aborda temas de tan alta significación como este, sentenciando "nunca antes los ingenios atómicos pueden causar un holocausto capaz de exterminar la vida humana".
No es la primera vez que abordamos el riesgo nuclear en esta sección, pero también debemos decir que nunca como esta vez se escucharon denuncias tan alarmantes, ya que lo dicho por el Papa en el párrafo anterior es apenas una síntesis, tras sostener que "es un hecho que la espiral de la carrera armamentista no conoce freno", y además encontrándose en "un clima de inestabilidad", reconociendo que "aparece cada vez más remota la perspectiva de un desarme integral".
Pero además de preocupar la enorme cantidad de armas con poder nuclear que existen en el globo terráqueo, lo que intranquiliza aún más es la inestabilidad geopolítica creciente que impulsa el surgimiento de nuevos protagonistas, que se combinan con nuevos líderes como el presidente estadounidense Donald Trump, a quien se considera capaz de cometer un desatino fatal que provocaría reacciones en cadena imparables y catastróficas. Sin dejarse de mencionar al coreano Kim Jong-un, un desequilibrado que no tuvo reparos en mandar asesinar a todos sus familiares cercanos tras suceder como dictador a su padre, ante el temor de ser sacado del poder por alguno de ellos. Un sujeto de tal naturaleza mental, que está haciendo temblar la tierra con sus experimentos nucleares, es uno de los que puede desencadenar una guerra nuclear, que tal como se dice, debido a la cantidad y poder de las ojivas existentes, puede terminar con la raza humana.
Cuando se dicen estas cosas, muchas veces se cae en suponer exageración como forma de concientizar, pero ahora quien lo dice es el Papa, por lo cual la posibilidad se convierte en algo posible, más con la clase de líderes que tiene el mundo actual.
Entre Estados Unidos y Rusia tienen el 93% de las 14.900 ojivas nucleares suficientes para extinguir varias veces la vida sobre el planeta. Además, y como para no tener esperanzas en el desarme, Estados Unidos lleva adelante un plan para invertir en materia nuclear un billón de dólares en los próximos 30 años, donde el objetivo central es la denominada "bomba del futuro", más pequeña, manejable y de mayor poder destructivo.
Volviendo a la cantidad de ojivas en el mundo, China posee 260, siendo uno de los que más se va modernizando tecnológicamente en la materia; Francia cuenta con 300, Gran Bretaña 220, Pakistán 120, India 120, Israel 80.
La "mutua destrucción asegurada" había evitado la tercera guerra mundial, que de acuerdo lo sostuvo el Papa en numerosas ocasiones desde que asumió la conducción de la Iglesia. Es que una confrontación abierta entre las grandes potencias nucleares sobre los respectivos territorios sería devastador, sobre todo por el uso de los más modernos y perfeccionados misiles, denominados "armas de Satanás", que poseen de manera masiva Rusia y Estados Unidos, y también China aunque en mucho menor cantidad. Cada uno de esos misiles puede cargar 10 ojivas nucleares para atacar otros tantos objetivos cuando el misil regresa en su fase final de ataque a la atmósfera terrestre.
La sola existencia de tamaño arsenal sobre la tierra, y la inestabilidad emocional de los líderes que pueden desencadenar una conflagración, son sobrados motivos de preocupación e intranquilidad, pero además existe también la posibilidad del error, siempre latentes para originar un desastre en todo el mundo. No se debe olvidar que hubo muchos errores de esta clase, sea por equivocaciones de información de los satélites o de los escudos de protección, llegándose a estar a un instante de generar una contienda nuclear.
Si el mundo no comienza a reaccionar ahora, ¿cuándo entonces?

Te puede interesar