Siempre la inflación

Editorial 20/11/2017 Por
Sobre el final del año la inflación volvió a corcovear. En diez meses 19,4%.

La inflación con sus vaivenes, y aún habiendo estado un tiempo yendo a la baja, ha vuelto a preocupar en octubre con 1,5% y un acumulado de 19,4% con dos meses por delante para cerrar el año, siendo noviembre de menor preocupación, aún cuando los ajustes de tarifas anunciados, vuelven a provocar oscilaciones, y todavía más que eso, ciertas anticipaciones como para ir anticipándose a los aumentos que vienen. Pero más preocupante es diciembre, un mes que tradicionalmente trae aparejado aumentos de precios y por lo tanto mayor impacto inflacionario, donde además se debe añadir el aguinaldo, que mueve el consumo para quienes lo reciben, pero que ahonda problemas para quienes deben pagarlo, en especial aquellas empresas que todavía ni siquiera han visto alguno de los brotes verdes.
La inflación, catalogada como el mayor de los problemas por solucionar para encarrilar una economía que no termina por encontrar el rumbo más adecuado, vuelve a estar en el tapete, y con una fuerza bastante inesperada. Pero claro, el gobierno aguarda buenas noticias e insta al sector privado para hacer esfuerzos y "ceder algo", aunque no aporta demasiado de su parte pues los gastos siguen excesivamente altos, y además, viene con aumentos de tarifas muy importantes, suba de los combustibles, todo lo cual es llevado a los precios.
El dato oficial del INDEC fue de 1,5% en el décimo mes del año, una cifra que sería positiva si miramos atrás, pero en cambio generadora de dudas en este presente tan incierto y poco prometedora visualizando el futuro. Por ejemplo si miramos hacia nuestro vecino Chile, que tuvo 0,6% en ese mismo mes y acumula 2,3% en el año, cifras que preocupan y mucho. Aquí en cambio serían algo así como tocar el cielo con las manos.
En despachos oficiales se confía en cerrar el año con 21%, pero no sucede lo mismo en el sector privado que ve algunos puntos más en la acumulación anual, en especial por el "factor diciembre", que reflejará los aumentos del gas, electricidad, prepagas, servicio doméstico y seguramente algunos otros rubros que también aparecerán con algo de sorpresivos como siempre ocurre.
Algo para tener en cuenta con el cierre de la inflación anual, es que si el nivel llegara a superar el 22% -como sostienen los privados-, se deberá aplicar la cláusula gatillo para ajustar los salarios, tal como figura en la mayoría de los convenios acordados en paritarias. Es decir, se habilitará a los gremios para que sea revisado el aumento salarial con una reapertura de negociaciones, con todo el efecto de traslado a los precios que eso significa. Lo cual no estaba en los planes del gobierno, que desde el vamos especuló con una inflación de 17 puntos, superada con holgura en los diez primeros meses, y restando todavía por contabilizar noviembre y diciembre.
Para los cálculos oficiales, este año ya está perdido pues fue excedido el límite de 17 puntos -originalmente establecido el parámetro de 12 a 17-, quedando por resolver el cierre con la expectativa de las nuevas subas salariales, pero además con la proyección que significará para 2018. Es que debido al exceso de 2017, y para encuadrarse dentro de las metas fijadas, el año que viene se deberá cerrar con 10 puntos, algo que se estima como sumamente improbable.
Mirando hacia la recuperación de la actividad económica que se deberá afianzar el año que viene, se proyecta una expansión de 3,5% del PBI anual, esperándose que los sectores más dinámicos sean la industria automotriz, la construcción, la ganadería, la venta de electrodomésticos, la siderurgia, los agroquímicos, la minería y los cueros. Todos estos rubros son justamente los que cerrarán este año en las mejores condiciones. En cuanto a los que irán a la baja, encabeza la nómina los biocombustibles, consecuencia del cierre de importaciones de parte de los Estados Unidos, aunque se compensa en parte con la apertura del mercado europeo, lo cual de todos modos significará una baja de 11% para el sector. Y también caería la producción de petróleo, aunque menos que este año.
Más allá de todo este repaso, lo concreto es la inflación vuelve a acechar.

Te puede interesar