Otro intento para cambiar billetes

Policiales 11 de noviembre Por
CUENTOS DEL TIO QUE SE REITERAN
Algunos hechos que se mantenían en silencio, luego de aparecer la información sobre otros similares, entonces comienzan a aparecer. Tal el caso de la mujer jubilada de 79 años que días pasados fue despojada de 22.000 dólares y 12.000 pesos, mediante un ardid de los también conocidos como "cuento del tío". Actuó con efecto despertador, para que ahora apareciera gente que da cuenta de otros episodios muy parecidos.
Uno de ellos sucedió unas semanas atrás, también recurriéndose a la estafa de los billetes fuera de circulación que debían ser cambiados. En efecto, en este caso, una mujer octogenaria -profesional retirada-, fue a una entidad bancaria céntrica, de donde retiró una importante suma de dinero en efectivo, con la cual se retiró hasta su domicilio. Una vez en el mismo, recibió una llamada telefónica de una persona que se identificó como del banco en cuestión quien le pedía disculpas por haberle entregado equivocadamente billetes que estaban fuera de circulación, por lo cual un personal de la institución se llegaría a su domicilio para reemplazarlos.
La mujer quedó sorprendida, incluso respondió que ella misma iría al banco -que le quedaba a pocas cuadras de su domicilio- para que pudieran efectuar el cambio de billetes, ante lo cual su interlocutor insistió en que no debía molestarse, ya que el error había sido de ellos y por lo tanto debían remediarlo sin molestias para el cliente. 
La presunta víctima quedó aguardando, pero en ese momento llegó su hija a la casa y al interiorizarla de lo que estaba a punto de suceder, prestamente la advirtió que iba a ser estafada. Quedaron a la espera, pero quien había urdido toda esta trama jamás apareció por el lugar, presumiéndose por lo tanto que debía estar aguardando en algún sitio cercano al domicilio en cuestión, posiblemente advirtiendo la llegada de la hija y por lo tanto interrumpiendo sus intenciones de cometer el delito.
Dejamos claro, y por esa razón ni siquiera mencionamos de cuál banco se trata para no dejar alguna clase de sospecha, que el personal y la entidad son totalmente ajenos a la maniobra, según concluyó quien iba a resultar víctima y sus familiares, pues quien habló telefónicamente ignoraba el monto preciso de la suma retirada. Se presume que el esta vez frustrado estafador debe haber seguido los movimientos de la mujer retirando dinero, y por supuesto conocer su identidad para acceder así al número de su teléfono fijo.
La novedad es importante conocerla, ya que de tal manera se pueden tomar mayores recaudos frente al modo en que son realizadas estas maniobras, generalmente eligiendo como víctimas a personas bastante mayores. Si bien cabe señalar que esta clase de episodios son muy frecuentes en las grandes ciudades, y que ahora parecen haber recalado en Rafaela.

Te puede interesar