Biblioteca Estrada

Editorial 10 de noviembre Por
Fundada en 1937 este año está celebrando su 80º aniversario.

La biblioteca popular José Manuel Estrada, que funciona en el bulevar Hipólito Yrigoyen 159, está en el año de su 80º aniversario y detrás de un objetivo: llegar a contar con su edificio propio. Es una de las tres entidades de este tipo que hay en Rafaela, siendo las dos restantes la biblioteca Sarmiento de calle Güemes en el edificio del Centro Empleados de Comercio y la Dr. Ricardo Gutiérrez en bulevar Guillermo Lehmann al 900. En toda la Argentina hay unas 2.000 bibliotecas populares.
La Estrada, que el 23 de septiembre en ocasión de la celebración del Día de las Bibliotecas Populares -en conmemoración del día en que siendo presidente Domingo Faustino Sarmiento sancionó la primera ley sobre estas entidades-, fue creada el 15 de enero de 1937 y desde el año 2001 funciona como asociación civil autónoma, gestionada por la vocación solidaria y sostenida por sus socios.
Ofrece servicios y espacios de consulta, expresión y desarrollo de actividades culturales, de la lectura y de extensión bibliotecaria en forma amplia, libre y pluralista, brindando información, educación, recreación y animación socio-cultural, por medio de una colección bibliográfica y multimedial general y abierta al público.
Su surgimiento, en la fecha indicada, fue fruto de la inquietud de jóvenes pertenecientes a la Acción Católica local y el respaldo recibido de parte del sacerdote Emiliano Cerdán. En el acta fundacional se dejó constancia que "se resuelve por unanimidad dejar fundada una biblioteca popular, la que tendrá por finalidad propender a la elevación moral del pueblo, mediante la difusión de libros instructivos, sala de lectura y conferencias".
En sus ocho décadas de existencias la Estrada pasó por diferentes etapas, según lograron imprimirle los directivos de cada momento. Desde su mismo nacimiento fue reconocida por la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (CONABIP) con el número 2.254, perteneciendo además a la Federación Santafesina de Bibliotecas Populares, integrando también el grupo noroeste de Bibliotecas Populares en la provincia de Santa Fe. 
En ocasión del acto celebratorio reciente se destacó especialmente la relación con la CONABIP, mediante el aporte de proyectos como el referido a la promoción de la lectura e iniciativas culturales, ya que el ente no sostiene mantenimiento, gastos corrientes ni mucho menos el acceso a nuevo edificio, siendo justamente esto último uno de los anhelos primordiales de la biblioteca popular más antigua de nuestra ciudad.
El intendente Luis Castellano, quien participó del evento de los 80 años, durante el desarrollo del mismo formalizó un anuncio trascendente para toda la gente de la Biblioteca, refiriendo "estamos ante el desafío de preservar un patrimonio de la ciudad", explicando que "cuando se acercaron para contarme  el problema -se recuerda que el Obispado le había requerido la devolución del local que utiliza la Biblioteca, aunque sin plazo-, uno siente que hay cuestiones que no se pueden perder. La Biblioteca y su historia es una de ellas". De tal modo es que se concretó el anuncio de la posibilidad de un terreno en el barrio Pizzurno, el cual quedó para el municipio por una donación que se realiza en todo loteo para un espacio verde. "Esto habla de la importancia de construir oportunidades cuando uno se enfrenta a dificultades".
El Intendente fue claro al sostener que "es el primer paso para empezar a pensar en un lugar propio" quedando otras instancias por demás difíciles como el proyecto y diseño y finalmente la construcción, destacando entonces "en Rafaela tenemos muchos ejemplos de que cuando la comunidad va detrás de un objetivo se puede lograr. La Biblioteca tiene el esfuerzo de su gente para alcanzarlo, con el respaldo del Estado local".
Cerrando su mensaje ante los entusiasmados sostenedores de la Biblioteca Estrada, Castellano dijo "de aquél 15 de enero de 1937, cuando se fundó la Biblioteca José Manuel Estrada al día de hoy, han pasado 80 años y a pesar de que ahora es tan sencillo bajar un libro por internet, creo que conservar la lectura popular y el esfuerzo de una historia de socios que trabajaron por la institución, es sumamente valioso".
¡Ojalá se concrete!

Te puede interesar