"La fiscal debió haber informado"

Policiales 08 de noviembre Por
En torno a la inquietud de Maximiliano Pullaro, ministro de Seguridad de la Provincia, por saber quién ordenó la intervención de su teléfono cuando se investigaba a policías, el juez Nicolás Falkenberg remarcó que "no se informó que el teléfono era del ministro".
Pullaro
FOTO ARCHIVO - MAXIMILIANO PULLARO. El ministro de Seguridad quiere saber por qué le "pincharon" el teléfono.

Nicolás Falkenberg fue quien autorizó la intervención telefónica a Maximiliano Pullaro -ministro de Seguridad de la provincia de Santa Fe- explicó por Aire de Santa Fe que "si la fiscal (María Laura Martí, actuando junto a Roberto Apullán) lo sabía, debería haberlo informado". Fue en respuesta a una consulta ante una serie de opiniones, reclamos y especulaciones que las partes intervinientes en un caso de candente actualidad comienzan a intentar aclarar.

Por otra parte, Falkenberg precisó que "se desarrolló esa diligencia en marco de una petición como hay muchísimas, y no se informó de quién era la línea porque no se contaba con esa información".

Luego señaló que "normalmente se informan los datos con los que se cuenta. Es información obtenida a los fines de determinar la existencia de un delito. A veces no hay tiempo para pedirle a la compañía de teléfono de quiçen es la titularidad. Y si se cuenta con esa información hay que aportarla".

Seguidamente aportó que "desconozco si la fiscal conocía, o no, a quien pertenecía la línea de teléfono".

UNA EXPLICACION

Al ser consultado sobre si de haber sabido que el teléfono a intervenir era del ministro de Seguridad la situación hubiera sido diferente, Falkenberg explicó que "uno evalúa a nivel de proporcionalidad. Por ejemplo, si usted me dice que tiene imputado al Presidente en un hurto simple, bueno, uno va a ver la magnitud de la persona y en ese caso se toman recaudos especiales. Como por ejemplo: si hay un DVD con información trascendente, de qué forma lo retira, quien lo va a escuchar…".

SE PUEDE, PERO...

Finalmente, el juez dijo que "no es que no se pueda (intervenir el teléfono de un funcionario), pero obviamente obligan a extremar los recaudos. Son personas comunes y corrientes, pero por ejemplo hay que ver bien cuál es la naturaleza del hecho. Porque no es la misma afectación a la intimidad una persona, común que una persona que en su línea transitan cuestiones de distinta orden".

TODO MUY RAPIDO

De lo manifestado por el juez Nicolás Falkenberg, surge la pregunta de por qué tanta celeridad en el pedido de la fiscal por la intervención de teléfonos. Seguramente de haberse aguardado un tiempo prudencial, averiguando identidades, no se hubiera desatado el escándalo que es comidilla en la Provincia.

DOS MAS DOS: CUATRO

Porque, evidentemente, no se podría esgrimir algún intento de interferir las investigaciones, habida cuenta de que los presuntos involucrados en un hecho penado por la ley nada sabían sobre que sus teléfonos estaban siendo intervenidos.

Te puede interesar