El ministro acusó a "sectores oscuros de la policía"

Locales 08 de noviembre Por
Leer mas ...
PULLARO conferencia

Por Darío Schueri (Desde Santa Fe). - El ministro de Seguridad de la Provincia, Maximiliano Pullaro, no tardó en reaccionar tras la filtración de las escuchas telefóncias que lo instalaron en una situación de debilidad y logró el respaldo de dirigentes, entre legisladores y funcionarios, del Frente Progresista, Cívico y Social, entre ellos el ministro de Justicia, Ricardo Silberstein y el diputado provincial, Rubén Galassi. 
En una conferencia de prensa que brindó ayer por la tarde, Pullaro cargó contra los "sectores más oscuros de la policía" a los que responsabilizó de filtrar conversaciones telefónicas suyas para montar "una operación política para golpear las políticas públicas del gobierno provincial".
El titular de la cartera de seguridad adelantó a la prensa que presentó dos denuncias, una administrativa y otra penal, para hallar a los responsables de grabar y divulgar esas conversaciones, a la vez que enfatizó que no cometió "ningún delito" y naturalizó el diálogo entre funcionarios provinciales de distintos poderes cuando una autoridad policial se encuentra implicada en una investigación penal. "Es algo habitual", consideró al defender las comunicaciones que mantuvo entre otros con el gobernador, Miguel Lifschitz. "Es totalmente normal el diálogo entre poderes como el que trascendió y el cual vamos a investigar si su grabación fue legal o ilegal; necesitaba hablar con el fiscal general (Jorge Baclini) para saber por qué se había detenido a un jefe policial", agregó.
Nervioso y angustiado en la conferencia que brindó en Casa de Gobierno, Pullaro eligió contragolpear para sostenerse en el cargo. "Somos víctimas de una operación política de los sectores más oscuros de la policía provincial desde que comenzamos y empezamos a llevar adelante las profundas reformas", resaltó tras admitir que sufrió amenazas y que incluso debió pedir custodia para su esposa y sus hijos. Además, se quejó porque "hay muchos que terminan siendo voceros de estos sectores porque perdieron poder y capital detrás de todo esto que montaron", en una referencia indirecta a referentes parlamentarios.
Pullaro destacó además que recibió el respaldo del propio Lifschitz desde Estados Unidos y dejó entrever que las escuchas son ilegales y por tanto nadie debería difundirlas porque incurrirían en un delito. 
También se hizo tiempo para considerar que la detención del ex titular de la Jefatura de Policía de Rafaela "fue injusta porque no había delito penal" que justifique la medida al tiempo que se comprometió a entregar las escuchas que tiene en su poder en las que no hay nada que lo comprometa. "Queremos que las tengan y las escuchen para que se den cuenta que no hay ningún tipo de delito penal. Y si es por esa escucha, a ese policía se lo detuvo (al comisario Adrián Rodríguez), se le allanó su casa y se lo trasladó como si fuera un delincuente más. Si esa charla fue la que generó todo esto, quiero ver las sanciones", disparó sin disimular su enojo. 
Con respecto a una comunicación telefónica que mantuvo con el fiscal Carlos Arietti, admitió que "no es la única" y aclaró que los responsables de difundir las escuchas "se saltean una parte fundamental sobre el delito que se le imputa a Rodríguez, de hecho el que informa no es Baclini sino un secretario". Y afirmó, sobre la imputación de Rodríguez, que "no era para antes o después de las elecciones, se iba a materializar en función del cúmulo de la investigación sobre fines de este año o principio del que viene, sin embargo, se intentó tergiversar o sacar de contexto".

Te puede interesar