La importancia de prevenir el delito

Policiales 06 de noviembre Por
Recientes casos donde ladrones oportunistas lograron apoderarse de elementos propiedad de personas de nuestra ciudad, y de algunas residentes en otras poblaciones del Departamento, dan pie a una reflexión periodística sobre la importancia que se le asigna a la prevención de todo tipo de delitos.
14-03-15-cartera
FOTO ARCHIVO - EXITO DE OPORTUNISTA. El ladrón está siempre atento a un descuido de la víctima.

Hace tiempo LA OPINION online tuvo acceso a información periodística dando cuenta de que la delincuencia tiende a ampliarse, cobrando más fuerza y volviéndose más compleja. Consecuentemente, resulta primordial aceitar los todos los mecanismos preventivos que estén al alcance de cada uno de nosotros.

Si bien es resorte de autoridades policiales velar por la seguridad tanto de personas como de sus bienes, no escapa a la realidad que poner en práctica lo atinente a la prevención individual, resulta importante factor a la hora de no hacer realidad el accionar de aquellos que tratan de agenciarse de elementos ajenos, apelando al robo.

Pues bien, ejercitar métodos preventivos (ante situaciones delictivas de las que se puede ser víctima) sin dudas reducirá las oportunidades que tiene un malviviente para delinquir.

Se conoce que buena cantidad de ciudadanos apelaron a situaciones privadas de protección, tal el caso de colocación de medidas preventivas en domicilios (rejas, sistemas de alarma, etc.), pero a la luz de hechos recientes de alguna manera se está fallando en lo relacionado al oportunismo del delincuente.

LA CAUSA PRINCIPAL

No resulta nuevo, y mucho menos nos pertenece la cita, destacar que en las oportunidades que el malviviente tiene para cometer un delito, la "oportunidad' es considerada la "causa principal del delito".

FACTOR "OPORTUNIDAD"

Al respecto, el investigador ingles Ronald Clarke (1998) sobre el factor "oportunidad" entre otras cosa señaló que la oportunidad juega un papel importante en todos los delitos; en la práctica significa que para prevenir delitos tenemos que hacer más difícil el éxito de la conducta ilícita del delincuente, modificando el entorno para hacer su práctica más difícil y arriesgada al mismo tiempo en que reduce el éxito de la conducta delictiva; los delitos de oportunidad dependen de los movimientos diarios en cada una de las actividades que realizamos.

SEGURIDAD PERSONAL

Por otra parte, el citado investigador sentenció que lo cierto es que las personas que reducen la oportunidad del delincuente para convertirlos en víctimas del delito, gozan de una mayor seguridad personal y por ende una mejor calidad de vida.

Rubén Armando

Sección Policiales

Te puede interesar