Una polémica que tiene una década de frustración

Locales 05 de noviembre Por
Leer mas ...
Una polémica que cumplió más de 12 años, enmarcados en rumores de ser una ciudad con más casos de cáncer que el resto del país, habilitado esto por una falta de rigurosidad en la estadística oficial. Así se podría resumir la historia (frustrada) de que Rafaela tenga su centro de radioterapia. 
Podríamos marcar como iniciadora de esta historia a Olga Lescano de Guazzini, quien falleció sin haber podido ver realizado su sueño. LA OPINION le dio su apoyo, y lo sigue dando, tal cual como lo reflejan las alumnas de 5º año de la Escuela Misericordia. El pedido de Olga llegó a los oídos del aquel entonces Gobernador Jorge Obeid, quien dialogó con su amigo el médico Luis María Barreiro. Pachún fue pionero en Rafaela con su Bomba de Cobalto.
Esa conversación, devino en una licitación. Pero solo para el aparato, sin el bunker. El error hizo que se repitiera la convocatoria. Los sobres se abrieron en agosto de 2007, a días de que Obeid dejara el mandato. Hermes Binner, su sucesor, le había dicho a Olga que continuaría con el procedimiento administrativo. 
Pero cuando asumió las cosas cambiaron: falta de terrenos primero, precio elevado en la oferta después (lo que derivó en un cruce con el INVAP, el único oferente) y, el argumento final: la cantidad de pacientes que aportaría Rafaela y la región no eran suficientes para la inversión a realizar. La inversión a realizar no era tan cara como el mantenimiento: era muy elevado el costo de los profesionales que debían trabajar. La licitación, por 7.2 millones de pesos, se declaró desierta.
Los reclamos se sostuvieron con el paso del tiempo. En 2012, el Dr. Silvio Bonafede hizo un relevamiento en las obras sociales y determinó que había 440 enfermos de cáncer, sin tener en cuenta al IAPOS. Estimaban que con la obra social provincial, se elevaba a 500 enfermos, en una zona con unos 250.000 habitantes.
En 2014, el debate fue sobre la certeza de las estadísticas. Es que el RESCAFE recibe solo los casos de los efectores públicos y, a veces, de los privados. Es decir, no están todos los casos. Hubo un principio de acuerdo para que el ICEDeL interviniera. Quedó en la nada. 
En 2015, el PRO retomó el tema con una visita a San Francisco (Córdoba). "Un centro de radioterapia en Rafaela es posible", repetían los macristas. Desde el oficialismo provincial afirmaban que era más económico firmar un convenio con ATILRA, que impulsaba un centro de radioterapia en otra localidad. Desde Sunchales, se quejaron porque Rafaela pedía algo para sí cuando una inversión ya estaba en camino. Aún no funciona. 
Público, privado, articulación entre ambos... diferentes alternativas esbozadas en argumentos de campaña. Nunca se convirtieron en realidad: solo en repetida frustración.

Te puede interesar