Reforma impositiva favorecerá economías regionales

Nacionales 03 de noviembre Por
Leer mas ...
BUENOS AIRES, 3 (NA). - El jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseguró ayer que "todas las economías regionales" se beneficiarán con el proyecto de reforma impositiva que impulsa el Gobierno. Según el funcionario, "la respuesta (al proyecto de reforma fiscal) ha sido muy buena. La discusión se acota a una partecita".
De este modo, Peña minimizó las quejas de los gobernadores de Mendoza, Tucumán, Salta, San Juan y Tierra del Fuego, quienes cuestionaron cambios que afectan la economía de sus provincias. "De ninguna manera esto refleja una complicación en términos de romper el clima de diálogo y consenso que se debe lograr para avanzar", enfatizó el funcionario, en una conferencia de prensa que brindó junto al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, al término de una reunión de gabinete, que encabezó el presidente Mauricio Macri en el Centro Cultural Kirchner.
Por su parte, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, afirmó que la anunciada reforma tributaria permitirá eliminar impuestos distorsivos en un plazo de cinco años y aseguró además que permitirá crear "trabajo de calidad".
Dujovne remarcó que la reforma está "diseñada para dotar a la Argentina de un sistema más igualitario, más equitativo, que promueva la competitividad", pese a las duras críticas que recibió el proyecto por parte de gobernadores y diversos sectores productivos.
Las principales quejas están dirigidas a la suba de impuestos internos al vino, la cerveza y las bebidas azucaradas.
"Que vuelva a permitir que en la Argentina se genere trabajo de calidad, y de la mano de todos estos componentes desarrollarnos y seguir reduciendo la pobreza en Argentina", afirmó el ministro.

PROVINCIAS
El gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, consideró que es "inadmisible" aplicar un impuesto interno al vino y argumentó que las bebidas alcohólicas con baja graduación "no son perjudiciales para la salud". El proyecto de reforma tributaria impulsado por el Gobierno propone subir las alícuotas del impuesto interno a las bebidas alcohólicas y gaseosas azucaradas.
La iniciativa pretende elevar las alícuotas de Whisky y coñac, del 20% al 29%; mientras que en el caso de las cervezas será de 8% a 17%. Si prospera la reforma, en las bebidas espumosas y champaña será gradual de 0% a 17%; mientras que en vinos y sidras aumentará de 0% a 10%.
En tanto, productores de cerveza y pequeños comerciantes criticaron el proyecto de reforma tributaria del Gobierno que pretende elevar el impuesto interno a la cerveza, mientras advirtieron que impactará en el consumo y pone en peligro el plan de inversiones.
El director de la Cámara de la Industria Cervecera, Alejandro Berlingeri, sostuvo que el sector "no va a poder absorber el aumento del impuesto interno que va del 8% al 17% nominal". De ese modo, argumentó que "al no poder absorberlo, lo va a trasladar a precios", hecho que luego impactará en la pérdida de "nueve mil puestos" de trabajo.


Te puede interesar