El campo a merced de los delincuentes

Locales 31 de octubre Por
NOTA DIRIGIDA A LAS AUTORIDADES
FOTO ARCHIVO DOS MENORES. Los precoces ladrones fueron entregados a sus progenitoras.
FOTO ARCHIVO

Al señor presidente de la Nación, al gobernador de la provincia de Santa Fe, a diputados y senadores santafesinos, a policías, funcionarios de seguridad, orden y justicia:
Estamos transitando un período humano-institucional de grandes cambios. Necesitamos para que todo sea más fructífero, un estricto orden y disciplina a fin que, todos aquellos que realmente cumplen con el ineludible futuro que se avecina puedan trabajar libremente dentro de una exigencia que le permita desarrollar sus preceptos de crecimiento tanto económico como moral y espiritual.
Pero en lo que atañe a nuestra campaña pastoril, no ocurre tal cosa, pues existe un sector minoritario de la población, que trata por todos los medios abyectos y viles, de perturbar el orden chacarero, asolando los predios rurales en forma brutal y despiadada, llevándose de los establecimientos donde no moran permanentemente trabajadores rurales, todo lo que pueden, destrozando luego del saqueo, aquello que no les sirve.
Y para ello, se nota claramente, que no hay castigo posible, pues conocemos claramente que en algunos locales, penetraron en horas nocturnas varias veces, bajando transformadores de energía, arrancando cables de instalaciones eléctricas, destrozando cañerías de agua, y llevándose ventanas y puertas, repuestos de maquinarias agrícolas y todo aquello apto para la reventa.
En un lugar específico (zona Sunchales, Lehmann, Egusquiza) bajaron 4 transformadores que, luego de retirarles el cobre que contienen, dejan el resto tirado en el mismo campo, amén de desarraigar y todo lo que posee el contenido de cobre.
Indudablemente que los transgresores que conforman este grupo, pertenecen a un mismo patrón, pues su "modus operandi" es siempre el mismo. Desde hace 10 años rondan nocturnalmente (sobre todo en noches tempestuosas) los lugares elegidos premeditadamente, para cometer despojos, saqueos y daños en forma odiosa y desaprensiva.
Señores precitados al comienzo: ¿Podríamos contar con vuestra atención y vuestro interés, a fin de encarrilar por el buen sendero a estos depravados despojos del desgobierno? ¿No será posible, que todo aquél que quiera trabajar por el bien común, pueda hacerlo sintiéndose protegido por las autoridades que corresponden: gobiernos, funcionarios públicos, policías, justicia y demás, y no tener que lidiar y desviar esfuerzos para contrarrestar las malvadas correrías de estos desalmados y equivocados seres perdidos en la nebulosa del delito y la ilegalidad?
Probemos ¡tal vez da resultado!

Te puede interesar