Fiscalía Regional de Santa Fe dice que Apullán actuó con intencionalidad política

Policiales 30 de octubre Por
Alega que el funcionario citó a un jefe policial sin ser competente en la causa, que llevó él mismo la citación al defensor y que avisó a los medios.
FOTO ARCHIVO CARLOS ARIETTI. El fiscal regional de Santa Fe cuestionó el accionar de Roberto Apullán.
FOTO ARCHIVO CARLOS ARIETTI. El fiscal regional de Santa Fe cuestionó el accionar de Roberto Apullán.
La suspensión de la audiencia imputativa que se iba a realizar el jueves al exjefe de la Unidad Regional V de Rafaela, Adrián Rodríguez, acusado de manejos irregulares con las horas extras (OSPE), generó la fuerte idea, refrendada por legisladores, de que eso se hacía para proteger al ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro.
Y se explica en que Rodríguez mantuvo un diálogo con Pullaro quien, según una llamada interceptada, sostuvo que le facilitaría algún tipo de ayuda en el concurso de ascenso, revela en un profundo análisis el colega La Capital de Rosario.

ARIETTI DIO
LA ORDEN

El fiscal regional de Santa Fe, Carlos Arietti, fue quien ordenó al fiscal Roberto Apullán -que convocó a esa audiencia- interrumpir la misma, en la que ese audio iba a difundirse dado que hacía 14 días que tenía la orden de no actuar en esa causa.
La situación desató la automática interpretación de que Arietti intentaba darle cobertura a Pullaro en lo que se insinuaba como aparente de tráfico de influencia.
El hecho de que Arietti hubiera apartado a Apullán de la causa que investigaba a Rodríguez alimentó aún más la idea de que el fiscal regional está amparando al ministro de Seguridad, intriga que crece por una escucha que no tomó estado público pero de la que hay rumores persistentes sobre su contenido.

INCONDUCTAS
Carlos Arietti rechazó tajantemente todas estas versiones pero además, desde su entorno, están convencidos de que Apullán incurrió en conductas que solo se explican por su intencionalidad política.
Lo que dice Arietti es que no hay nadie a quien él encubra. Entiende que la investigación contra Rodríguez, donde hay clara evidencia de delito, tiene perspectiva de condena. Pero que Apullán resistió con actos incomprensibles la orden del 12 de octubre de dejar esa causa. Y que además se encargó de publicitar sus acciones convocando él mismo a la prensa para actuar en hechos donde ya no tenía competencia.
"No estamos encubriendo a nadie", dijo Arietti el jueves. Adujo que Apullán tiene desde hace dos años el manejo de una investigación por corrupción en el Departamento Logística (D4) de la policía provincial y seguirá con esa causa. Pero que el 30 de abril se anunció que habría una reasignación de causas en tres esferas: homicidios, violencia de género y delitos complejos. En ese marco el 12 de octubre Apullán dejó de tener la causa que implica a Rodríguez.
La suspicacia se instala porque es en esa causa donde aparecen las escuchas entre Rodríguez y Pullaro.
El martes 3 de octubre a las 20:15 Apullán le dijo a su superior que tenía una escucha del mes de junio que involucraba a Pullaro por cohecho. Arietti analizó junto a él durante dos horas la escucha y la transcripción y le dijo que no encontraba esa figura penal porque más que una charla con una promesa, requería un hecho consumado, y la conducta que le endilgaba a Rodríguez, inscribirse en un concurso, no es un acto de cohecho pasivo, relativo a sus funciones.
Arietti entendió que a pocos días de las elecciones, acusar por una conducta en la que no advertía delito era no sólo un error jurídico sino una maniobra política.
Le ordenó suspender el acto pero con dos resguardos: la instrucción de que se considerara el presunto delito de omisión de denuncia por si Rodríguez había eludido señalar al ministro por incumplimiento de deberes de funcionario; y que la causa siguiera con el comisario en libertad, dado que esa figura es excarcelable.
Además, Arietti le ordenó a Apullán que enviara al gobernador una transcripción de la escucha para advertirle sobre una eventual irregularidad en el ascenso y para que investiguen a nivel administrativo qué ocurrió en el concurso.
Al día siguiente, el 12 de octubre, Apullán convocó a Rodriguez a imputativa pero ese día el comisario adujo tener una crisis psicológica. Arietti le pidió a Apullán que envíe a un psicólogo para corroborar ese estado y la audiencia se suspendió. Ese mismo día Arietti separó de sus funciones a Apullán en el marco de la redistribución general de causas.

EXCUSAS

En el entorno de Arietti indican que Apullán, contra esa orden, retuvo el legajo de Rodríguez y el de las horas OSPE.
Y que para no entregar las causas que todos los demás fiscales habían entregado, puso argumentos tales como que había tenido muchas audiencias en Cámara Gesell, que había pinchado una cubierta y que su madre tenía problemas de salud.
El miércoles a la noche el fiscal Ezequiel Hernández, que debía recibir las causas de Rodríguez, no encontró a Apullán. Lo llamó por teléfono y no tuvo respuesta. Sin embargo esa misma noche, según fuentes cercanas a Arietti, Apullán le llevó personalmente la citación a Romeo Díaz Duarte, abogado de Rodríguez. La citación era una cédula sin sello y confeccionada a mano.
Altas fuentes del Ministerio Público de la Acusación (MPA) al que pertenece Arietti hacen constar que esa misma noche varios periodistas de Santa Fe anunciaron por redes sociales que el día siguiente habría un escándalo con la citación a imputativa a Rodríguez.
"Ahí es donde se entiende que el interés de Apullán pasa por otro lado. Pese a estar separado de la causa retiene todos los legajos y la documental, y practica actos procesales para los que es incompetente. Él mismo lleva la citación al defensor del acusado. Para nada de eso estaba facultado. ¿Para qué lo hizo? A las pocas horas empiezan a viralizarse twitts de periodistas que dicen «mañana se arma». Se quería provocar un escándalo", indican allegados a Arietti.

COINCIDENCIAS

En cercanías del fiscal regional de Santa Fe consideran que hubo una conducta similar de Apullán durante los operativos en la Municipalidad de Santa Fe en la causa por presunta malversación de fondos públicos que involucra al intendente José Corral.
En ese caso Apullán, según fuentes del MPA, ordenó una innecesaria irrupción de 20 uniformados al municipio para efectuar la clonación de varias computadoras, acción para la cual no precisaba despliegue policial ni tampoco órdenes de allanamiento, porque la Fiscalía está facultada para hacerlo.
"Ese operativo fue esperado por la radio de mayor penetración de Santa Fe que transmitió en vivo desde antes de que se iniciaran las acciones", indican cerca de Arietti. "¿Cómo no vamos a pensar que estas acciones tienen una deliberada búsqueda de efecto político?", agregaron.
También indican que la denuncia que originó esta última causa la radicó el concejal Juan Cesoni a las 7.40 del mismo día de los operativos. En el MPA están convencidos que el concejal hizo deliberadamente la denuncia en la última fracción del turno en que estaba Apullán ya que la guardia de su Fiscalía cambiaba en ese momento. "Quisieron asegurarse de que estuviera él para armar un circo de una medida de prueba que era necesaria cautelar e investigar con mayor sigilo", indicaron.

"TRAMPA"
Arietti dice saber que queda en una trampa al separar al fiscal que manejaba una causa en la que hay una escucha donde Pullaro habría señalado que facilitaría preguntas del concurso de ascenso al comisario Rodríguez.
"Nadie puede revelar el contenido de esa escucha sin comprometer el éxito de una causa mucho más importante donde sin lugar a dudas hay corrupción. Y lo que hubo que hacerse se hizo poniendo en conocimiento de esto al gobernador", señalan cerca de Arietti. (Fuente: La Capital)


Te puede interesar