Corrupción: la Auditoría produjo 4.000 informes

Notas de Opinión 30 de octubre Por
Leer mas ...
TRAGEDIA DE ONCE. Cuando la corrupción provocó muertes. FOTO ARCHIVO
TRAGEDIA DE ONCE. Cuando la corrupción provocó muertes. FOTO ARCHIVO

Por Leandro Despouy (*)

Durante los años de gobierno kirchnerista, el Ministerio de Planificación Federal a cargo de Julio De Vido contó con la mayor asignación de recursos presupuestarios. Esta gigantesca disponibilidad de fondos explica que de los casi 4.000 informes realizados durante ese periodo por la Auditoría General de la Nación (AGN), muchos tuvieron por objeto las distintas áreas de esa cartera que se transformó en el sector estatal más auditado.
Más allá del volumen de fondos, es impactante la magnitud, reiteración y gravedad de las irregularidades detectadas en cada una de las áreas que dependían de ese ministerio. Esto explica el gran número de causas contra el ex ministro y la mayoría de integrantes de su equipo (Jaime, Schiavi, López, Cameron, Baratta, Carlos Kirchner, Fatala) en las que los informes de la AGN constituyen pruebas fundamentales.
La auditoría sobre compra de material ferroviario a España y Portugal, por el que De Vido está procesado, bien podría ser un capítulo de una novela policial. Era tal el deterioro de los vagones y máquinas que se compraron, que el transportista señaló en un acta su pésimo estado y el impacto que sobre esos rezagos tendría el traslado marítimo. Ese material, que se pagó carísimo, prácticamente no fue reciclado y en muchos casos fue dañado intencionalmente para que no se conociera el pésimo estado en que llegó.
En la obra pública las irregularidades han sido tan persistentes que resulta difícil identificar alguna auditoría que no contenga señalamientos severos al procedimiento de la licitación o a la ejecución de la obra. Otro aspecto crítico puntualizado por la AGN es el abandono de los principios básicos de contrataciones públicas y el uso abusivo de adelantos financieros transitorios que permitieron la transferencia de ingentes recursos a empresarios que nunca empezaron o concluyeron sus obras. El caso de Lázaro Báez en Santa Cruz es emblemático, pero no el único.
Otros ejemplos son la importación de gas (GNL) a Venezuela con sobreprecios en las compras directas de ENARSA, YPF y Repsol. Entre 2008 y 2010, los precios pagados a YPF por flete y seguros excedieron entre un 68.38% y un 99,92% los valores de mercado. Sobre una inversión de 792 millones para el tendido de la línea de alta tensión entre Puerto Madryn y Pico Truncado (2005-2006) la AGN verificó que tuvo un costo por Km, 40% superior al del tramo Choele Choel-Puerto Madryn ejecutado un año antes. O el caso de la Administración General de Puertos, que mantuvo una desafiante negativa a la presentación de sus balances; o la corrupción generada por el programa Sueños Compartidos.
La magnitud y discrecionalidad en el otorgamiento de subsidios marca el rasgo de mayor liberalidad y descontrol de la gestión anterior. Los hermanos Cirigliano recibieron miles de millones en subsidios por la doble titularidad de TBA en el transporte ferroviario y de Plaza y otras empresas de transporte automotor de pasajeros. Muchos de estos informes han servido de fundamento a causas en las que De Vido está procesado y por las que sin duda será encarcelado. Es novedoso que la sentencia del juicio por la Tragedia de Once incluya un número considerable de empresarios, lo que marca una alentadora tendencia a censurar también al otro actor de la corrupción.En los múltiples testimonios que he brindado ante la Justicia, siempre he destacado la responsabilidad de altos funcionarios de los ministerios, que en todos los casos tenían conocimiento de las observaciones críticas de nuestros informes, tanto en oportunidad de contestar el descargo como por la amplia difusión y los debates públicos que se les daba. Ricardo Jaime, por ejemplo, atribuía el deterioro de los trenes y la mala calidad del servicio a un problema cultural de los argentinos y no al gigantesco y descarado desvío de subsidios destinados a las tareas de mantenimiento ferroviario.
En octubre de 2012, cuando fui convocado por el Congreso a una reunión en la Comisión Mixta, en vez tratar el informe sobre la Tragedia de Once fui notificado de que se me removía como presidente de la AGN y que sería reemplazado por otro auditor. Agredido por cumplir con mis funciones, resistí y pude revertir mi destitución ilegal. Las consecuencias de la corrupción están a la vista y en el caso de los servicios públicos, lesionan derechos fundamentales, como el derecho a la vida.Los 460 informes enviados a la Justicia durante el gobierno kirchnerista, y que han servido a una promiscua acumulación de causas, revelan que ni los ámbitos políticos ni los estrados judiciales han logrado hasta hoy derrotar la impunidad. Esto retrata también un epílogo más lacerante: que en nuestro país, prever y prenunciar catástrofes como lo hicieron los informes de la AGN, no impide dramáticos desenlaces como la Tragedia de Once. Nada pudo vencer la fuerza ciega y arrolladora de la corrupción amparada en la impunidad.La corrupción mata y lo seguirá haciendo mientras sea más poderosa que la justicia.

(*) Ex presidente de la Auditoría General de la Nación.

Te puede interesar