Sin sorpresas, se aproxima una batería de aumentos en tarifas

Locales 29 de octubre Por
Ya aumentó la nafta. Es una certeza de que las tarifas de gas también sufrirán un ajuste. Y las de electricidad sufrirían un aumento del 17% a fin de año, lo que la EPE trasladaría a los usuarios.

Durante la reciente campaña, no pocos sectores opositores a Cambiemos basaron su discurso en advertir sobre el impacto de los problemas de la economía en el empleo, en el poder adquisitivo del salario, en los costos del ajuste y en los aumentos de las tarifas de servicios públicos. Aún así, a pesar de estas alertas, los candidatos del cambio arrasaron en algunos casos o simplemente ganaron en las urnas o, en su defecto, en la boleta única.
Las petroleras no ocultaron que aumentarían los precios de los combustibles, ya liberados, y sólo tuvieron el gesto de postergarlos hasta después de los comicios. Pero no esperaron mucho, el primer minuto del día después de las votaciones remarcaron el precio del litro de sus productos entre un 10 y un 12 por ciento sin modificar el humor social.
Y en la misma semana post elecciones, el Gobierno nacional confirmó los temas que ya estaban en agenda: que se realizarán audiencias públicas para determinar los ajustes en los cuadros tarifarios del gas y de la energía eléctrica.
Por caso, el martes pasado convocó a audiencias públicas para definir el ajuste tarifario semestral de las tarifas de gas, para las distribuidoras con jurisdicción en la Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires y del Litoral, es decir la zona en la que está incluida Rafaela. Lo hizo a través de dos resoluciones del Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS) publicadas hace cinco días en el Boletín Oficial, en línea con la misma decisión que había tomado el mismo lunes, con otras concesionarias del servicio, que operan en el interior del país.
Entre el calendario de audiencias se destaca, al menos para los clientes de esta ciudad y la región, la que fue convocada para definir los ajustes de las tarifas que cobran Litoral Gas SA, Gas NEA SA y Redengas SA, junto con la Adecuación Tarifaria Transitoria correspondiente a Transportadora de Gas del Norte SA.
Este encuentro se realizará el 17 de noviembre a las 09:00. en la Universidad Tecnológica Nacional-Facultad Regional Santa Fe.
El ENARGAS aclaró que las audiencias sólo incluyen a los segmentos de transporte y distribución, "no siendo objeto de la audiencia convocada la consideración del precio de gas en boca de pozo".
Además, explicó que podrán participar "toda persona física o jurídica, pública o privada, que invoque un derecho subjetivo, interés simple o derecho de incidencia colectiva, cumpliendo los requisitos previstos en el Procedimiento de Audiencias Públicas".
Por último, estableció que el plazo para la inscripción en el Registro de Participantes se extenderá hasta dos días hábiles administrativos inmediatos anteriores a la fecha prevista para la celebración de la Audiencia Pública.
Según la información oficial, las tarifas de gas aumentaron un 202% promedio en octubre de 2016, a lo que se acumuló un alza del 22 al 36% desde abril de este año, pero esos promedios incluyen a los hogares que tienen tarifa social y no consideran impuestos.
Si bien el objetivo del gobierno es "mantener la sustentabilidad económica-financiera de la prestación y la calidad del servicio", habrá que ver cuánto aumentará la boleta de gas. Según algunas proyecciones, el incremento rondaría el 45% en la factura, a lo que se debe sumar el 21% del IVA, por lo que se estima que el aumento de bolsillo superaría el 50%. Habrá que esperar si el Gobierno está dispuesto a convalidar este porcentaje considerando sus esfuerzos por reducir la inflación.

LA ENERGIA

Por otra parte, el Gobierno convocó a audiencia pública para debatir un nuevo aumento de las tarifas de la distribuidoras Edenor y Edesur, que se concretará el 17 de noviembre próximo. La decisión quedó establecida a partir de una resolución del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) publicada este jueves en el Boletín Oficial.
El organismo aclaró que esas medidas se tomaron "en relación a los precios del Mercado Eléctrico Mayorista, al retiro de subsidios del transporte de energía eléctrica, y a los criterios de reparto entre los usuarios del transporte de la remuneración de los Transportistas que este Ente resolviera en oportunidad de la Revisión Tarifaria Integral de Transporte de Energía Eléctrica".
Y si el Gobierno nacional convocó a una audiencia en Buenos Aires porque habrá un reajuste en los precios mayoristas de la electricidad, que según fuentes del sector giraría en torno al 17%, entonces es cuestión de tiempo en que la EPE al igual que todas las distribuidoras del sector sufran un aumento en sus costos. Es que  la tarifa eléctrica se define por tres componentes: costo de la energía (mayorista), Valor Agregado de Distribución (EPE) y los impuestos de los tres niveles del Estado.
En este sentido, la resolución 109 de la Secretaría de Energía de la provincia, del 20 de diciembre de 2016, permitió una suba del 15% a partir del 1º de enero de 2017 y 19,1% desde el 1º de marzo con el objetivo de cubrir mayores costos operativos por inflación y tipo de cambio, ya que parte de insumos y repuestos se cotizan en dólares.
Posteriormente, en febrero volvió a subir el costo de la energía en el mercado mayoría, lo que la EPE trasladó a sus usuarios, lo que en la práctica significó un incremento adicional del 20%. En ese momento, las autoridades de la compañía estatal santafesina buscaron dar tranquilidad al señalar que no estaban previstos reajustes para el resto de este año. 
Y al parecer cumplieron, pero la Secretaría de Energía ya está buscando fecha tentativa -si finalmente se confirma una suba del 17% en el precio mayorista- para una audiencia pública en la que definirá un aumento, que en rigor se aplicará desde el 2018. 
El presupuesto de la EPE para este 2017 definido a finales del año pasado de 16.078 millones de pesos, de los cuales casi 6 mil se destinarían a pagar el costo de la energía al proveedor mayorista. La empresa estatal abastece a más de 1.280.000 usuarios, con una densidad de 11 suministros por kilómetro cuadrado. Opera 65 estaciones transformadoras, más de 50.000 kilómetros de líneas de alta, media y baja tensión, de las cuales 20.367 kilómetros son redes aéreas destinadas a abastecer el sector rural.
En definitiva, a la certeza del ajuste en las naftas y el gas natural le seguirá, casi con seguridad, una actualización en las tarifas de la EPE. Y aún falta saber cuánto subirá la Tasa Municipal, pero nadie descarta que esté en línea con la inflación de este año, que se ubicará en entre 22 y 24%.

Te puede interesar