Los vehículos diesel parecen estar condenados a una lenta agonía

Automotores 24 de octubre Por
Leer mas ...
La normativa anticontaminación cada vez más estricta, los escándalos y la amenaza de prohibición en las grandes ciudades están condenando los vehículos diesel a una "lenta agonía", apuntan los expertos. El Salón del Automóvil de Fráncfort estuvo marcado en 2015, en su última edición, por el llamado dieselgate, el escándalo de los motores diesel de Volkswagen que estaban trucados para fingir que contaminaban menos.
Dos años más tarde, el sector del automóvil ha cambiado totalmente y los motores diesel han perdido el protagonismo que tenían, sobre todo en Europa, por la pérdida de confianza de los consumidores. "Desde hace varios meses, estamos viendo una clara caída de las ventas de vehículos diesel en los grandes mercados europeos que son Francia y Alemania", explica a la AFP Stefan Bratzel, director del Center of Automotive Management (CAM).
En Francia, por primera vez desde el año 2000, las ventas de coches nuevos diesel a particulares han caído en lo que va de 2017 por debajo del 50% (47,8%), a pesar de que todavía disfrutan de algunos beneficios fiscales.
En Alemania la caída también ha sido importante y en agosto las ventas de motorizaciones diesel representaban un 37,7% del total frente al 45,3% de un año antes. Durante años los gobiernos favorecieron la compra de coches
diesel en nombre de la lucha contra las emisiones de CO2 y los fabricantes también invirtieron masivamente en esta tecnología.
Pero el escándalo de Volkswagen puso al descubierto una industria que en algunos casos decidió hacer trampa para incumplir las normas de emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx), nocivos para la salud.
En Francia, los test publicados por el gobierno en 2016 pusieron al descubierto que en algunos casos se superaba hasta 10 veces el límite permitido. En paralelo la justicia francesa está investigando a cuatro constructores (Volkswagen, Renault, Fiat-Chrysler y PSA) por su "estrategia fraudulenta", según el periódico Le Monde.

NUEVA NORMATIVA
La nueva normativa europea que entró en vigor el 1 de septiembre regula las emisiones contaminantes de manera mucho más estricta, lo que obligará a los fabricantes a invertir todavía más. "Sabemos cómo descontaminar un motor diesel, convertirlo en limpio (...) pero eso tiene un coste", explica Patrick Koller, el director general de Faurecia, una compañía de equipamiento para el automóvil.
Marc Mechai, de la consultora Accenture, evalúa ese coste en 1.500 euros (1.800 dólares) por vehículo, demasiado elevado, según él, para vehículos de menos de 20.000 euros (24.000 dólares). Además el precio del diesel se acerca cada vez más al de la gasolina, lo que "ya no será competitivo o únicamente si se recorren muchos kilómetros, por lo que solo atañerá a una pequeña categoría de conductores", advierte Flavien Neuvy, director del observatorio Cetelem del automóvil.
En paralelo grandes ciudades francesas, como París, quieren prohibir la circulación de vehículos diesel en 2020. Y en Alemania la justicia podría obligar a cerca de 70 ciudades a prohibir la circulación de coches con motores que superen las normas de emisión de NOx.
La canciller Angela Merkel intenta a la vez responder a la crisis y apoyar a la potente industria automóvil alemana y aseguró querer restablecer "la confianza en el diesel". Pero según Ferdinand Dudenhöffer, director del centro de
investigación del automóvil CAR, ya es demasiado tarde porque "el dieselgate ha llevado al diesel a un callejón sin salida" y predice una "lenta agonía" de esta tecnología.
Patrick Koller, de Faurecia, es menos pesimista y asegura que "para las grandes cilindradas la muerte del diesel todavía no ha llegado".
Ahora los constructores deberán adaptar sus vehículos a los objetivos europeos de reducción de CO2, un objetivo complejo que explica por qué muchas marcas apuestan por el coche eléctrico.

Te puede interesar