Deuda a la Corte

Editorial 23 de octubre Por
Por segunda vez la Provincia judicializó el tema de la deuda de la Nación.
El gobierno de la provincia de Santa Fe, luego de no tener respuesta al planteo realizado oportunamente al gobierno nacional para el cobro de lo adeudado por retención indebida de coparticipación, según lo había dispuesto un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación -junto a las provincias de Córdoba y San Luis-, días atrás volvió a recurrir al alto tribunal de justicia para que le exija al gobierno central el cumplimiento de lo dispuesto.
Se recuerda que este planteo fue llevado a la Corte siendo entonces gobernador Hermes Binner, en reclamo de coparticipación retenida indebidamente durante muchos años, lo cual había generado una acreencia a valores históricos de 40.000 millones de pesos. Así se mantuvo la cuestión hasta el mes de noviembre de 2015, cuando el alto tribunal falló en favor de la provincia, disponiendo instrucciones en dos sentidos al gobierno nacional, uno de ellos que comenzara a girar a Santa Fe la coparticipación que le corresponde sin la quita del 15%, y el otro, iniciar las negociaciones el monto de la deuda con su actualización y el correspondiente mecanismo de pago. Se cumplió la primera parte de lo resuelto, es decir pagar sin quita alguna, pero en cambio quedó sin avanzar absolutamente nada el pago del monto adeudado por la acumulación de varios años. Justamente en virtud de esta situación, el gobierno de Miguel Lifschitz volvió a judicializar el caso y presentarlo nuevamente en la Corte.
Para continuar con esta historia, se debe regresar al pasado mes de julio, cuando el gobierno provincial con todo el respaldo del arco político santafesino, presentó a la Nación una propuesta de pago de una suma actualizada de acuerdo con la tasa del Banco Nación, lo cual hizo fijar la suma en 49.840 millones de pesos, escalonándose mensualmente los montos de pago hasta cumplimentar lo resuelto por la Corte Suprema. Hoy, con el tiempo transcurrido desde julio y sin novedad de parte del gobierno nacional, esa suma ya se elevó a 51.280.849 pesos.
El origen de esta acreencia por parte de Santa Fe, se remonta a la década de los años '90, cuando durante los pactos fiscales de ese momento las provincias aceptaron ceder el 15% de la coparticipación federal que les correspondía a cada una de ellas para subsanar el déficit que tenía la ANSES. Ya en 2005, el entonces gobernador santafesino Jorge Obeid se negó a firmar la prórroga de este acuerdo, aunque de todos modos el gobierno nacional continuó reteniendo el 15% adoptando una decisión absolutamente unilateral.
Precisamente el referido en el párrafo anterior fue el sustento jurídico del planteo elevado a la Corte por el gobernador Binner en 2009, tomándose el Tribunal nada menos que 6 años para tomar una decisión, ocurriendo la misma el 24 de noviembre de 2015, cuando las gestiones de Cristina Kirchner en la nación y Antonio Bonfatti en la provincia transitaban sus últimos días, con vencimiento el 10 de diciembre. 
Ya con la presidencia de Mauricio Macri se iniciaron gestiones para el cobro de la deuda, aunque no consiguiéndose avances, quedando todo en punto muerto. Hubo declaraciones de ambas partes, intervención de funcionarios, reuniones, siempre con la premisa que la deuda sería honrada, que se pagaría, pero en realidad todo fue nada más que seguir estirando los plazos para no concretar el pago. Incluso, también debe ser puntualizado en este repaso, hubo una promesa de pagar con obras lo adeudado, si bien finalmente tampoco se logró avanzar en este sentido.
Como el gobierno nacional no incluyó en el Presupuesto 2018 las asignaciones para pagar esta deuda, hizo que el gobierno santafesino dispusiera volver a presentar el reclamo a la Corte Suprema, para que sea esta la que disponga se haga efectivo el cumplimiento de su fallo de noviembre de 2015.
Para la provincia, el acceder a esta importante suma, que injustamente le fue descontada durante tanto tiempo, conformaría la posibilidad de inyectarle aire fresco a las finanzas, y aún mucho más que eso, encarar la realización de obras para las cuales no alcanzan loa recursos disponibles.

Te puede interesar