El peligro de contraer deuda externa (Primera Junta)

Información General 23 de octubre Por
Leer mas ...
Todas las naciones en los apuros de sus rentas han probado el arbitrio de los empréstitos, y todas han conocido a su propia costa que es un recurso degradable, con que se consuman los males que se intentaban remediar.
Esto es consiguiente a su propia naturaleza, pues debiendo satisfacerse con las primeras entradas, o se sufrirá su doble déficit, o faltarán prestamistas por el descrédito. Engreídos los prestamistas por haber salvado al gobierno de una peligrosa situación, se producirá la leve repulsa  de quejosos y descontentos.
Moreno desplegó esa actividad que pregonaba, para muchos autores y lo convirtió en el alma de la Primera Junta.
Hay que señalar que, al menos en los tres primeros meses de Gobierno, existió una clara afinidad y cohesión entre todos sus integrantes. Así lo expresaba Belgrano en su autobiografía. Destacaba la constancia en el desempeño de sus obligaciones y el respeto y consideración, que se merecía el pueblo de Buenos Aires.
Dentro de la Junta, Moreno, Belgrano, Castelli, Azcuénaga, Larrea y Paso, actuaban con afinidad de miras y criterios. No obstante la Junta se encontraba amenazada por muchos frentes.
El 27 de mayo de 1810, se envió una circular a los Cabildos del Virreinato, poniendo en conocimiento de la Junta y el envío de Diputados, para incorporarlos a medida que llegaran, lo cual fue cláusula de conflicto.
A instancias de Belgrano se creó la Escuela de Matemáticas, a la que debían concurrir todos los oficiales y cadetes de la guarnición. El principio era la ilustración de los alumnos y la regeneración de esa brillante carrera. Según Moreno, el oficial de nuestro ejército, después, de asombrar al enemigo por su valor, debe ganar a los pueblos por el atractivo de su instrucción. El que no siente los estímulos de una buena y noble ambición de saber y distinguirse en su carrera, abandonarla con tiempo, y no se exponga al seguro bochorno de ser arrojado de la gran Buenos Aires.
El 8 de junio, los "oficiales naturales indios" fueron recibidos por el Secretario de Guerra y Gobierno, leyéndoles Moreno la orden de como se vale del derecho aplicado a dichos casos. En lo sucesivo no debe haber diferencias entre el militar español, y el militar indio; ambos son iguales y no siempre debieron serlo.
Extraído de la Biografía de Mariano Moreno, de Felipe Pigna.

Te puede interesar