Baja la producción del trigo y también el rinde a 30 qq

SUPLEMENTO RURAL 19 de octubre Por
La estimación a la baja debido a la situación hídrica es de un millón de toneladas, según la Bolsa de Comercio de Rosario. El rinde que antes se había fijado en 33 ahora se redujo a 30 quintales por hectárea.
FOTO ARCHIVO GRANOS. Se sembraron 100.000 ha. más pero habrá menos volumen.
FOTO ARCHIVO GRANOS. Se sembraron 100.000 ha. más pero habrá menos volumen.
La Bolsa de Comercio de Rosario, a través de la Guía Estratégica para el Agro (GEA), estimó una reducción de la cosecha nacional de trigo cercana al millón de toneladas a causa de los problemas climáticos que sufre el cereal.
“El panorama se ha vuelto complejo para el trigo”, aseguraron los técnicos de la entidad, producto de un mes de septiembre que ha vuelto a subrayar el patrón húmedo que domina en gran parte de la región pampeana. Por esta razón ya se proyectan 3 quintales menos de los 33 quintales del año pasado en el rinde nacional, mientras las pérdidas por los excesos hídricos exceden las 190.000 hectáreas. Además, las enfermedades pueden ser determinantes en esta campaña, aunque por el momento se han realizado los controles y el cultivo no está cediendo frente a la presión de roya amarilla, anaranjada, ni a mancha amarilla.
No hubo ajustes significativos en la superficie implantada a nivel nacional con el cereal, respecto de la estimación anterior. De esta forma, con 5,4 millones de hectáreas, el cultivo de trigo consolida un aumento interanual del área del 1,5%. En las principales regiones trigueras se mantienen las condiciones buenas a muy buenas, lo que permite proyectar un rendimiento nacional de 30,6 qq/ha. Si bien falta atravesar etapas claves para el cultivo, se proyecta una producción triguera en torno a los 16 millones de toneladas.
El reporte indica que los excesos hídricos hicieron retroceder la condición de los cultivos de buena parte del sur de Santa Fe y también en el centro sur, en los departamentos de San Martín, San Jerónimo, Castellanos, Las Colonias y La Capital. Si bien las enfermedades han sido controladas, nuevos días de tormentas y cultivos avanzando hacia etapas más sensibles encienden los temores por fusariosis, que ya está siendo registrada en el área. De todas formas en la provincia de Santa Fe se observa un desarrollo bueno a muy bueno en los cuadros sembrados.
Hacia el norte santafesino, con las recientes lluvias se desarrollan sin problemas de déficit hídrico. El cereal transita el periodo crítico de espigazón, y predomina el estado bueno a muy bueno. Pero en las zonas nombradas la condición regular se va expandiendo sobre el 20% a 30% de los lotes. Las posibilidades productivas de la provincia están en torno de los 32 qq/ha.

CENTRO-NORTE
SANTAFESINO

Por su parte, el Sistema de Estimaciones Agrícolas (SEA) de la Bolsa de Comercio de Santa Fe anticipó que crecen las expectativas en el centro norte provincial por el inicio de la siembra de soja de primera, mientras las buenas condiciones ambientales de la última semana permitieron la recuperación de las distintas zonas afectadas por los eventos de magnitud de la semana pasada.
La mayor cantidad de horas sol y la ausencia de precipitaciones, favorecieron el escurrimiento superficial de los excedentes hídricos, transitabilidad de los caminos de tierra y reanudación de los procesos de siembra de maíz de primera, arroz y girasol, este llegó a su final.
En el área que constituyen los departamentos del norte, el domingo 8, se manifestó inestabilidad y precipitaciones de baja intensidad en el oeste de la misma y en el este, fue donde cayeron más milímetros llegando a sectores muy puntuales con registros de 35 a 40 mm.
Se continuaron realizando aplicaciones de herbicidas en lotes para la futura siembra de soja y algodón; las que están próximas a su comienzo y con expectativas porque para los dos cultivos se estimó un incremento de la superficie que se sembraría. La condición sanitaria que se presentó hasta la fecha en los cultivos implantados fue buena, continuándose con las tareas de seguimiento y monitoreo, con mayor intensidad, en los trigos por fusariosis.

CONDICION

El 60% de las 5.450.000 hectáreas presenta una condición de cultivo entre buena y excelente, ubicadas principalmente en el centro del área agrícola nacional. Las buenas condiciones climáticas que se registraron sobre las regiones más afectadas por los excesos hídricos permitieron mejorar la condición de humedad en lotes de trigo que comenzaron a transitar los primeros estadios reproductivos del ciclo fenológico.
El cereal implantado en las regiones NOA y NEA registró una mejora en su estado debido a las precipitaciones, que, si bien fueron de baja intensidad, permitieron mejorar en parte el estado hídrico del perfil. El estado fenológico oscila entre llenado de grano y madurez fisiológica, donde algunos lotes tempranos comenzaron a ser recolectados con rendimientos que promediaron entre 8 y 14 quintales por hectárea.
En el centro y el oeste de Buenos Aires el trigo comienza lentamente a recuperarse de las inundaciones que afectaron a la región durante el invierno, con una presión sanitaria normal y un estado de humedad que varía entre bueno y exceso. En los núcleos trigueros del sur de Buenos Aires y La Pampa el cereal presenta un buen estado. La condición hídrica es favorable, pero aún se relevan excesos hídricos sobre el sudeste de la región.

GRANOS GRUESOS
En maíz, la siembra está retrasada en 6 puntos respecto de la campaña pasada, el avance de las labores de implantación cubren 1,24 millón de hectáreas, 20% de una intención de 6,2 millones de hectáreas.
Sin embargo, se afirma el maíz, con el área de siembra más importante de todos los tiempos, con un aumento del 6% sobre la campaña 2016-2017, pero lo hace lejos de lo que se esperaba hasta hace dos meses, cuando las intenciones señalaban un incremento en torno al 20%.
A pocos días de comenzar con la siembra de soja 2017-2018, la intención se mantiene en 18,8 millones de hectáreas, según los técnicos de GEA.
"Se sostiene el rumbo que ha tomado la oleaginosa en la campaña pasada, con niveles de superficie más acotados, en torno a los 19 millones de hectáreas", indicaron.
También apuntaron que la nueva campaña de granos gruesos apunta a producir 95,5 millones de toneladas: 54,5 millones de toneladas de soja y 41 millones de toneladas de maíz.

Te puede interesar