Isabella Concept: una coupé futurista

Automotores 13 de octubre Por
Leer mas ...
Cuando uno repasaba los stands del reciente Salón de Fráncfort, en medio de los transatlánticos que suponen los grandes fabricantes, se había colado un nombre con aroma vintage: Borgward, fabricante alemán que operó entre 1929 y 1961, y que revivió hace unos años de mano del nieto del fundador, Christian Borgward, gracias a un fondo chino de inversión. Uno de los nuevos modelos de la nueva Borgward, el Isabella Concept, honra su obra franquicia. La compañía, con sede en Stuttgart, comenzó a producir el coupé Isabella en 1954. Fue como un último suspiro antes de caer en la bancarrota que le llevó a décadas de silencio. Este modelo se vendía con múltiples variantes de carrocería, desde un descapotable hasta una pick-up. En su año de lanzamiento se vendieron más de 11.100 unidades, a pesar de rivalizar con modelos como el Mercedes-Benz Ponton, pero su éxito fue cayendo gradualmente.
Tras la quiebra, la cadena de producción del Borgward Isabella se trasladó a México, y allí continuó su producción hasta 1970. También gozó de gran popularidad en Argentina, donde se ubicó otra de las fábricas. Incluso había competiciones de Isabella en este último país.
El Borgward Isabella Concept rinde homenaje al modelo antiguo sólo en su nomenclatura. Es un prototipo futurista 100% eléctrico de cuatro plazas, movido por un motor que se ha dado en llamar Borgward ePropulsión. Es un sistema compartido con el BXi7 -también presente en Fráncfort-, una evolución 100% eléctrica de su primer todocamino, el BX7 (tiene una versión más lujosa, denominada BX7 TS 'Touring Sedán'), presentado en el Auto Show de Shanghai de 2015. Supuso la resurrección material de la marca, junto con otros SUV: BX5 y BX6.
Tras casi 60.000 pedidos recibidos en China, la intención de Borgward es convertirse en una marca global, con presencia en Europa y en América. De hecho, su consejero delegado, Ulrich Walker, aseguró en Fráncfort que Borgward pretende iniciar sus ventas en Alemania a finales de año tras abrir una fábrica en Bremen.
Las baterías del Isabella Concept han sido desarrolladas por LG. Confieren al vehículo una autonomía cercana a los 500 kilómetros. En su conjunto, los dos motores eléctricos que equipa este modelo desarrollan 300 caballos y un par máximo de 450 Nm, que le permiten pasar de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos y alcanzar una velocidad punta de 250 km/h. Dicen sus creadores que en 30 minutos la batería se carga al 80%.
Este concept simboliza una declaración de intenciones sobre el futuro de la renacida marca. Sus formas angulosas, sus enormes llantas, las ópticas... Todo compone una realidad que se aleja de un modelo de producción, una filosofía que en Borgward han dado en llamar 'Impresión of Flow'.
Un detalle que llama la atención es cómo se abren sus puertas, similares a la puerta automática de un comercio. En el salpicadero, muy fino, una enorme consola llena de iconos y animaciones en 3D, totalmente táctil, que se prolonga casi hasta el suelo del vehículo. (elmundo.es)

Te puede interesar